Compartir

El inicio del año 2014 ha estado cargado de represión, además de la sufrida aquí en el barrio obrero de Gamonal, tanto en Hamburgo, como en Atenas, la dictadura del capital se ha hecho cada vez más evidente y ha respondido con represión a las luchas sociales.

En Hamburgo, el cierre del centro cultural “Rote Flora”, en un conocido barrio obrero de dicha ciudad, ha generado amplias movilizaciones. El cierre se declaró a mitad de diciembre y a partir de ahí las manifestaciones contra el cierre se sucedieron. La participación popular y el aumento de la lucha fue tal que el gobierno declaró zona de peligro los barrios de Altona, St. Pauli y Sternschanze, donde la policía puede detener, controlar y expulsar a cualquier persona con la ley en la mano. Estos hechos no son más que el intento desesperado de la burguesía por evitar la respuesta social, es decir, quitarse la máscara democrática cuando necesitan controlar la situación a cualquier precio.

Similar situación ha ocurrido en Atenas. Con el inicio del año, Grecia ha asumido la presidencia de la UE, y para evitar las movilizaciones obreras y populares en la capital, el gobierno ha prohibido el derecho a manifestación y reunión durante la visita de los dirigentes de la UE para inaugurar la presidencia.

Donde una minoría ve control ciudadano y democracia, la clase obrera ve represión y recorte de derechos. En tres ciudades distintas la respuesta de la burguesía es la misma: ante la movilización, represión. La clase obrera debe aprender y entender que no son hechos aislados.