DESTACADO

Compartir

Ha salido a la luz el estudio realizado por la escuela de negocios EADA1 y la constructora ICSA, que demuestra que la brecha salarial aumenta de nuevo; o, lo que es lo mismo, que el peso de la crisis no se reparte de manera homogénea sobre los hombros de todos.

Así, estas dos entidades, tras realizar 80.000 encuestas, han determinado que el sueldo de los directivos ha aumentado un 7% en 2013 mientras que los salarios de quienes ellos denominan ''mandos intermedios'' y ''grueso de los empleados'' siguen en caída (entre un 3,8% y un 0,4%)

El estudio realiza también una retrospectiva y señala que desde 2007 (año de inicio de la crisis) los salarios de los directivos no han parado de crecer (salvo un pequeño receso en 2009) Concretamente la media salarial de estos era de 68.705€ en 2007 y cerraron el 2013 con un salario medio de 80.330€. Por el contrario, de nuevo, el salario del resto de empleados ha ido en descenso.

En cuanto a sectores el estudio revela que los directivos de la banca han pasado de ser los mejores pagados en 2007 a perder un puesto en 2013. Descenso poco significativo si tenemos en cuenta los miles de millones que el Estado ha abonado a este sector.

El estudio finaliza con una serie de reflexiones y posibles soluciones entre las que destaca un intento de legislar los salarios, idea desechada por los autores del mismo por los fracasos anteriores de esta medida en algunos países como Suiza.

Efectivamente, un control de los salarios no casa bien con el sistema económico actual. En el capitalismo, controles de este tipo suponen en el mejor de los casos regulaciones ambiguas para encontrar la trampa y librarse de las mismas o simplemente su derogación en épocas de crisis en pro de que, como se ha comentado al inicio del artículo, soporten los trabajadores el precio de ésta. Además, suponen la aceptación tácita de desigualdades. Suponen la aceptación de que el sistema capitalista de por sí crea grandes desigualdades que ni la ley puede reducir.

Por lo tanto el problema no está en un mayor control de los salarios sino en el sistema económico, que impide no sólo este control sino grandes desigualdades que, como vemos, lejos de desaparecer en períodos de crisis, aumentan. La premisa básica del capitalismo del máximo riesgo para el empresario (y de ahí se derivan sus privilegios) queda echada por tierra con estudios como éste. Queda demostrado que la crisis la pagan los trabajadores y que, mientras tanto, los empresarios siguen llenándose los bolsillos. Además, como ya se ha señalado, estudios tales demuestran que incluso los mayores defensores del sistema capitalista han de admitir que éste genera desigualdades, que debe buscarse una manera de solucionarlas y que, de momento, todos los intentos para erradicar ligeramente estas desigualdades han dado al traste, pues el capitalismo no puede ser regulado, sólo erradicado.

Ana Escauriaza


1 BLANCHAR, Clara: [online] ''La brecha salarial aumenta y refleja la disolución de la clase media''. Elpais.com. 14 de enero de 2014. Disponible en: http://economia.elpais.com/economia/2014/01/14/actualidad/1389697075_511493.html