Compartir

En este proceso la juventud ha demostrado una mayor propensión a la lucha, partiendo de la oposición a las reformas en la escuela y en la universidad

1) ¿Cómo definís la actual situación de la lucha de clases en Italia? ¿Cuál es el papel de la juventud en ella?

En Italia las políticas impuestas desde la Unión Europea están llevando a un rápido aumento de las luchas en los puestos de trabajo, en la escuela y en la universidad. Estos últimos años no han pasado sin dejar huella. La conciencia de clase, que por mucho tiempo ha estado perdida, hoy está despertando de nuevo, entre batalla y batalla de trabajadores y estudiantes, y desbordando a las viejas organizaciones políticas y sindicales ligadas a la izquierda socialdemócrata. Sin embargo estamos en una situación todavía atrasada respecto al gran ataque que está llevando adelante el capital, porque tanto a nivel sindical como a nivel político no hay todavía la organización de lucha, ni la identificación clara de los principales objetivos.

El mensaje de las elecciones de febrero es claro: un rechazo general a las políticas de austeridad, que sin embargo no llega a razonar sobre las causas de la crisis, sobre la UE y sobre una crítica al sistema económico; esto se produce debido al retraso de las fuerzas de clase. En este proceso la juventud ha demostrado una mayor propensión a la lucha, partiendo de la oposición a las reformas en la escuela y en la universidad. Los jóvenes han intuido con mayor claridad que sólo la lucha podrá conducirlos a un cambio, que es necesario romper con las batallas de retaguardia y que hay que lanzar un verdadero contraataque. Esta situación nos da esperanza en el futuro.

2) ¿Cuáles son las tareas fundamentales de vuestra organización?

Reconstruir, partiendo de los jóvenes, la presencia organizada de los comunistas en Italia. Nuestro objetivo es consolidar hoy el Frente de la Juventud Comunista, en la escuela, donde ya hemos resultado muy influyentes, en la universidad, en el puesto de trabajo y en los barrios populares, especialmente en las grandes ciudades. Volver a involucrar a los jóvenes de las capas populares en la militancia política, insistiendo en la ligazón con la clase, e invirtiendo la tendencia de los últimos años, típica del oportunismo, de radicarse entre los estratos de la burguesía y de la intelectualidad. Junto a esto hay que hacer una gran inversión en la formación política. Nosotros definimos nuestra misma organización como un “camino formativo”, porque debemos preparar nuevos cuadros y dirigentes comunistas.

A nivel general luchamos por la salida de Italia de la Unión Europea, del Euro y de la OTAN, y explicamos esta posición ligándola a las situaciones que un estudiante o un trabajador percibe inmediatamente, para hacer comprender este objetivo como esencial. Creemos que esta política puede ser realizada con mayor fuerza a través de una coordinación estrecha entre aquellas organizaciones juveniles que a nivel europeo comparten estos principios, y que ha llegado el momento de encontrar una manera de llevar a la práctica este objetivo.

3) ¿En qué momento de desarrollo se encuentra el proyecto del Partito Comunista en Italia?

La derrota electoral de la izquierda oportunista ha mostrado la necesidad de la construcción del Partido Comunista. En este proceso hoy existe una visión común entre el Frente de la Juventud Comunista y Comunistas Izquierda Popular, además de colectivos con quienes a nivel local estamos construyendo este proceso; también comparten esta visión áreas del sindicalismo de base particularmente conflictivas en importantes fábricas del país.

Nosotros reivindicamos el rol que la juventud comunista siempre ha tenido en estos procesos. Cuando en 1921 nace el Partido Comunista de Italia en Livorno, un componente fundamental fue, entonces, la Federación Juvenil Socialista, que en masa pasó al Partido Comunista, llevando dirigentes del calibre de Longo o Secchia, que han marcado las páginas mejores de aquel partido. Nuestra aspiración es seguir su ejemplo.