*Lo más revolucionario que una persona puede hacer es decir siempre en voz alta lo que realmente está ocurriendo.*

Rosa Luxemburgo


Como es ya sabido por muchos, actualmente en Venezuela se carecen de datos oficiales que reflejen el comportamiento de los distintos sectores económicos. Hasta el momento la única fuente mínimamente sistemática sobre el sector industrial privado y que conocemos es la Encuesta Cualitativa de Coyuntura Industrial del I Trimestre del 2022, publicada en mayo de este año por la Confederación Venezolana de Industriales (CONINDUSTRIA) al margen de esta encuesta carecemos de información de alguna otra fuente sobre la que podamos inferir tendencias o procesos en el área económica industrial.

1. Venta e inversión

Según la mencionada investigación, el 56% de las empresas encuestadas confirman haber aumentado el volumen de sus ventas con respecto al último trimestre del 2021; sin embargo, solo el 27% de las mismas confirma haber aumentado la inversión en este 2022, 3% menos que en el último trimestre del 2021.

*Es decir, las empresas están vendiendo más, pero invirtiendo menos.*

2. Creación de empleo y activación de las fuerzas productivas

En el caso de la creación de empleo, el 53% de las empresas afirma no haber creado nuevos empleos y un 18% incluso confiesa haber tenido que disminuir el volumen de empleo requerido.

Estos dos elementos, la disminución de la inversión y el estancamiento de la creación de empleo, podría explicar la reducción de la velocidad en la reactivación de la capacidad instalada industrial, pasando de 2% entre el III y el IV del 2021 a 0.6% entre el último trimestre del 2021 y el primero del 2022, ubicándose en un en 27.6%.

Un elemento adicional sobre esta realidad es que el 53% de las empresas pequeñas solo tiene el 20% de la capacidad instalada en uso. La inversión en 75 % de las empresas pequeñas y medianas, igual o menor al del anterior trimestre del 2021. Esto último revela una tendencia a la desaparición de estas empresas o a su absorción por las empresas grandes.

*Para aclarar, vivimos un escenario abierto a la creación de monopolios.*

3. Importaciones y exportaciones

En el caso de las importaciones, 56% de las empresas consultadas participaron de la compra de mercancías en el extranjero, 11% más que a finales de 2021, por otro lado, 17% de las empresas encuestadas responde haber exportado productos en este primer trimestre de 2022; sin embargo, este número disminuyó con respecto al último tercio de 2021 cuando el 23% de las empresas colocaron productos en el mercado mundial.

*Tenemos, por lo tanto, más empresas importando y menos exportando.*

Frente a esta política favoreciendo a la burguesía, con contenido anti obrero y anti sindicales , aumentan las protestas contra el actual gobierno socialdemócrata en Venezuela. Su presidente Nicolás Maduro, reunido el 26 de julio de este año con el estado Mayor de la Fuerza Armada Bolivariana, enfatizó: “Alerta … Nosotros sabremos neutralizar, derrotar y perseguir a los criminales y terroristas que conspiran contra la paz y estabilidad de Venezuela”.

Esa persecución la sienten diariamente los trabajadores y campesinos, que ni son criminales ni terroristas, siempre acompañados por su vanguardia, el Partido Comunista de Venezuela (PCV), desde el 2018. Tiene múltiples formas, por ejemplo: la negación arbitraria y autoritaria del derecho de palabra al diputado comunista en la Asamblea Nacional, la circulación planificada de falsas noticias sobre el PCV y sus militantes en los diferentes discursos y medios controlados por el gobierno, la censura sistemática del PCV en todos los medios públicos, el despido de militantes en las empresas e instituciones del Estado, el asesinato de 6 dirigentes comunistas y más de 300 trabajadores de la ciudad y el campo.

En palabras del secretario general del PCV, Oscar Figuera, se está produciendo una “cacería de brujas” contra los comunistas y revolucionarios.

¡Pueden perseguir, pero no pueden neutralizar ni derrotar al partido de la clase obrera, marxista-leninista, con una historia de lucha revolucionaria de 91 años por el socialismo!

Lamentablemente ya no estamos en la Venezuela en tiempos del Presidente Hugo Chávez buscando y construyendo una transición revolucionaria, antiimperialista y anticapitalista hacia el socialismo-comunismo, que el Partido Comunista acompañó desde el inicio con criterios marxistas propios, pero con clara perspectiva de alianza patriótica estratégica, en el marco de la ley de la dialéctica de la “Unidad y lucha de los contrarios”.

Según Lenin, la ley de la unidad y de la lucha de contrarios –fuente de todo desarrollo– es el núcleo, la esencia del método dialéctico marxista. El desarrollo es imposible sin contradicciones y superación de esas contradicciones.

Los gobiernos después de Chávez, auto llamados de “los hijos de Chávez” se integran por elementos pequeño burgueses ligados a diversas fracciones del capital nacional y transnacional, tanto de la burguesía tradicional como de la llamada «burguesía revolucionaria». Con ese nuevo pacto «buscan imponerle al país una salida “capitalista revolucionaria” a la profunda crisis que afecta al modelo económico-social, dependiente y rentista venezolano»

Esa política anti obrera con salarios y pensiones de hambre de $4 mensuales lleva al gran éxodo de millones de venezolanos y a crecientes movilizaciones de protestas en el país, exigiendo los derechos laborales respaldados en la Constitución Bolivariana del 1999.

Se hace visible una amplia unidad de acción de los trabajadores de la ciudad y del campo en defensa del salario, las convenciones colectivas, la libertad sindical, el derecho a huelga, la salud en el trabajo, el derecho a la protesta; por la libertad de los dirigentes sindicales injustamente presos, el cese a la persecución contra sindicalistas y toda criminalización de la lucha laboral, la derogación del instructivo de la Oficina Nacional de Presupuesto (Onapre), la derogación del memorando-circular 2792; contra la aplicación fraudulenta del artículo 148 de la Ley Orgánica del Trabajo y en general, por la derrota de la política laboral antiobrera y antisindical que aplica el Gobierno socialdemócrata en su lógica neoliberal y capitalista.

El Partido Comunista de Venezuela está en el primer frente de esa lucha con sus organizaciones de masas la participación de la Corriente Clasista de Trabajadores y Trabajadoras «Cruz Villegas» (CCCTV), el Frente Nacional de Lucha de la Clase Trabajadora (FNLCT) y la Central Unitaria de Trabajadores de Venezuela (CUTV).

Son luchas de clases justas y exitosas que tienen respuestas gubernamentales cada vez más represivas, típicas de una socialdemocracia de derecha.

A pesar de las múltiples protestas por la justicia, el Secretario General del PCV Oscar Figuera explica que “Todos estos crímenes contra los comunistas han quedado con total impunidad hasta el momento”.

A medida que la lucha de clases venezolana entra en una nueva y más peligrosa fase, valoramos la creciente solidaridad del PCPE y el Movimiento Comunista Internacional con el PCV.

Carolus Wimmer