Compartir

Desde las páginas de Unidad y Lucha queremos transmitir toda nuestra solidaridad al compañero Samuel Fernández, trabajador de la multinacional norteamericana Tenneco Automotive (Monroe) y Secretario General de la CSI, imputado en una causa por delitos de daños a las cámaras de seguridad de la factoría gijonesa, que fueron instaladas por toda la planta al inicio del conflicto laboral con la empresa que pretende cerrar sus instalaciones en Asturies al objeto de deslocalizar la producción.

Los comunistas sabemos bien que la represión es una forma característica del estado burgués que pone todos sus instrumentos al servicio de la oligarquía en contra de los legítimos intereses de la clase obrera. También sabemos que la represión se usa para tomar rehenes y apartar la atención de los objetivos reales de la lucha. Pero los trabajadores y trabajadoras de Monroe junto a toda la clase obrera asturiana no van a consentir ni que el compañero Samuel vaya a la cárcel por ser consecuente en la lucha ni que la multinacional cierre su factoría en Xixón.

Por último, informar a nuestros lectores que desde el primer momento el Comité Comarcal del PCPE en Xixón está desarrollando un trabajo permanente de apoyo a la plantilla y de acompañamiento de la lucha. Poniendo a disposición de la misma todo su activo militante en la tarea de dejarle muy claro a la empresa que Samuel somo todos y que Monroe no se cierra.