Compartir

Los trabajadores y trabajadoras del grupo Freiremar se encuentran pasando una situación crítica.

La empresa, fundada en 1975 por Manuel Freire Veiga, tiene varias delegaciones repartidas por España: Vigo, Madrid, Barcelona, Zaragoza, Bilbao y las Islas Canarias.

Debido a la mala gestión de su directiva, y después de haber recibido varios créditos millonarios, los órganos de dirección la han llevado a la ruina.

La empresa declara un ERE de extinción en la mayor parte de España, con lo que se ven afectados la casi totalidad de sus empleados. Son 315 familias despedidas a la calle sin cobrar absolutamente nada, en concreto, en la planta de Vigo, 101 de los 114 trabajadores y trabajadoras , lo que equivale al 90% de la plantilla. Se les da la carta de despido en el mes de noviembre, sin cobrar indemnizacióones ni liquidación y adeudándoles los salarios.

La planta de Bouzas en Vigo está siendo desmantelada, los trabajadores y trabajadoras intentan impedir que se vacíen los almacenes de mercancía que está siendo transportada en camiones frigoríficos, pero constantemente son desalojados por la policía.

Se reclama entonces, que la venta del pescado se destine a pagar los finiquitos ya que la empresa sigue sin abonarles nada.

315 familias despojadas y abandonadas a su suerte. Un ejemplo entre muchos de cual es el verdadero alcance de las "libertades" burguesas, de la "democracia" del capital. Solo la solidaridad hoy, solo el poder obrero lo antes posible, sólo una economía planificada pueden garantizar ya la supervivencia de la clase. Unidad para conseguirlo, paciencia e insistencia. Socialismo-comunismo o muerte, no es un eslogan vacío. Es lo que hay.