Compartir

Bajo una nueva tensión política instigada por la oligarquía y las fuerzas reaccionarias venezolanas, siempre impulsadas por el imperialismo, el pasado 8 de diciembre se han celebrado las elecciones a alcaldes y consejos municipales con una destacada victoria de las fuerzas políticas que apoyan el proceso bolivariano.

Tratando de descontextualizar la convocatoria, la oligarquía la desarrolló como un plebiscito continuador de los resultados de la última convocatoria presidencial donde obtuvo la mayoría Nicolás Maduro.

Precisamente por eso, la participación creció hasta acercarse al 60%, y donde las distintas fuerzas agrupadas en torno al Gran Polo Patriótico “Simón Bolívar” cosecharon 5.216.522 votos, lo que supuso la obtención del 76% de las alcaldías.

En esta victoria electoral, los votos comunistas del PCV han tenido una destacada importancia. Allí donde las candidaturas del “Gallo Rojo” se vieron obligadas a presentarse con sus propias siglas, los resultados les han otorgado 9 alcaldías, llegando a disponer también de 122 concejalías en distintos municipios.