Compartir

 

Cuando las asambleas son soberanas y los obreros tienen experiencia en el pactismo sindical, la conciencia de clase aumenta y con ella la combatividad.

La huelga indefinida de Panrico ya lleva más de nueve semanas, los trabajadores están muy fuertes, con un objetivo claro y cada vez con más firmeza. Los trabajadores de la planta de Santa Perpetua de Moguda, lanzan una consigna unánime y firme ¡CERO, CERO! Se niegan en rotundo a que les vuelvan a rebajar el salario y no están dispuestos a aceptar ningún despido.

Ya hace dos años sufrieron una fuerte embestida por la patronal, la cual les llevó a perder entre un 15% y 35% de su salario. Los representantes sindicales no quisieron tirar adelante la huelga con las excusas de que "no se puede hacer nada", "es ilegal", "ya está firmado" y así se consiguió desmovilizar la fuerza de ejercer la huelga como arma de defensa de la clase obrera.

Con esta experiencia, aprendiendo de los errores, la empresa decide dejar de pagar los salarios y amenaza con un plan de viabilidad. Los trabajadores encuentran inaceptable que una planta que posee entre 40-50 contrataciones diarias por ETT, quiera rebajar el salario a los trabajadores y despedir a gente. Los trabajadores a través de su asamblea deciden ir a la huelga por el impago de salarios. No obstante, con un objetivo claro: "que la negociación no nos pille en bragas como la otra vez".

La lucha continúa. A la empresa, que no esperaba que la huelga fuera de estas dimensiones le pilló con el almacén de planta completo. La patronal con ayuda de la Generalitat y los mossos retiró tres camiones de producto. Los obreros, ante la desmesurada intervención policial se mantuvieron en pie. Los piquetes del patrón cargaron en dos ocasiones, una de ellas dejando a un compañero inconsciente.

A lo largo de este proceso, los trabajadores se han dado cuenta de lo importante que es luchar, y dicen: "Si luchas puedes perder, si no luchas lo tienes todo perdido".

Y no solo queda de "boquilla", durante esta última semana los trabajadores han estado bloqueando los almacenes externos de la empresa donde traen el producto, vulnerando el derecho a huelga de los trabajadores. Durante cuatro días han estado totalmente bloqueados, pero el quinto los mossos de escuadra dijeron que ellos sólo intervendrían en caso de conflicto. Esto llevó al representante sindical de los autónomos (repartidores) de Panrico a organizar una embestida a traición contra los trabajadores de planta en la cual agredieron a varios compañeros y de inmediato el piquete de la patronal realizó dos filas de antidisturbios para que salieran las furgonetas del almacén. Fue el momento de parar exclusivamente a los camiones, ese mismo día se hizo retroceder a varios camiones y no pudieron descargar producto. Durante estos días la empresa ha alquilado almacenes, en Martorell (lo cual se descubrió y no han vuelto camiones) y en Zona Franca, (con la colaboración de la Guardia Civil han conseguido entrar al recinto cerrado).

Pero estos días era vox populi que la empresa se iba a sentar con la Generalitat y el Comité de empresa para "mediar" en el problema. Con la acción de arruinar la carga de un camión la empresa ha suspendido por su parte la reunión. Los trabajadores, sin embargo, tienen claro que la Generalitat defiende los intereses de clase de la patronal.

Los acontecimientos han abierto los ojos a los trabajadores, a través de la práctica, el error y el acierto. Se dan cuenta de lo importantes que son las asambleas para planificar y llevar una postura unificada. A ciertas personas del comité de empresa no les gustan y les tienen miedo.

Ante esta situación llamamos a los trabajadores a organizarse para ellos mismos convocar sus asambleas, y a todos aquellos cansados del pactismo sindical, tengan o no afiliación sindical, a unirse a la herramienta de todos los trabajadores: los Comités para la Unidad Obrera.

Por último, recordar lo necesaria que es la solidaridad y al boikot a los productos del monopolio Panrico-Donuts. (CAJA DE RESISTENCIA 2100 3161 38 22000 94458 La Caixa).