Compartir

“…Yo elijo reflejar la época y las situaciones que estoy viviendo, para mi ese es mi deber; y en este momento crucial de nuestras vidas, cuando hay tanta desesperación, cuando cada día se trata de sobrevivir, creo que es inevitable involucrarse… Nosotros vamos a darle forma a este país o nadie lo hará nunca más. No hay alternativa: ¿cómo se puede ser artista y no reflejar la época en que uno vive?

Nina Simone, Eunice Kathleen Waymon, fue una de las artistas más destacadas del siglo XX, virtuosa del blues, jazz, soul, gospel y clásica. Luchadora por los derechos civiles y contra la discriminación racial, nació en Carolina del Norte, en 1933.

Si ellos se sientan atrás, yo no toco”. Sentenció antes de un concierto que daba, al ver a sus los padres al fondo por ser negros. Tocaba el piano desde los 3 años, tenía un sueño: ser la primera pianista clásica negra en el mundo que subiera al escenario del Carnegie Hall. “Los trajeron adelante para que se sentaran allí, pero fue la primera vez que sentí discriminación. Me horrorizó”.

Con 19 años intentó entrar al Instituto Curtis de Música…”Yo sabía que merecía la beca, me la negaron y tardé como seis meses en darme cuenta que fue porque era negra. Nunca pude recuperarme de ese golpe de racismo”.

Se cambió el nombre para que su madre no se enterara que tocaba en bares…“Una noche vino el dueño y me dijo que si quería seguir tenía que cantar… desde ese momento canto. Necesitaba tocar y necesitaba el dinero. Siempre fue una cuestión de necesidad. No sabía que iba a dedicarme a eso. Nunca se me ocurrió que podía elegir”

Amiga de Martin Luther King, Malcolm X, Correta Scott King…, compuso muchas canciones para la causa. Después del asesinato de Medgar Evers y el bombardeo de la Iglesia en Birmingham, se posiciona con Black Panthers y Storkely Carmichael.

Mississippi Goddam” (censurada en la época) expresa su rabia, “cuando asesinaron a esa niñas en la iglesia fue como el colmo; primero una se deprime, pero después se enoja, me senté y compuse esta canción. Es una canción muy emotiva y violenta, porque así me siento al respecto”.

Estuvo en el grupo de artistas que participó en la Marcha de Selma (1965). Orgullosa de su identidad negra compuso “To Be Young, Gifted and Black”, un himno de lucha, inspirado en la obra de su amiga, artista y activista Lorraine Hansberry…“me enseñó mucho sobre Marx, Lenin y filosofía. Cuando sonaba la canción, el público se ponía de pie y se apropiaba de su origen africano sin pedir disculpas”.

Sufrió una brutal explotación, de la industria musical y de su marido y manager...“lo único que hacía era trabajar y trabajar, siempre estaba cansada… Siempre pensaba que Andy me iba a dar descanso, pero no me lo daba…me protegió de todos menos del mismo: me envolvió como hacen las serpientes; yo trabajaba como un caballo y le tenía miedo porque me golpeaba y yo le tenía mucho miedo”. En una ocasión la molió a golpes desde un local, todo el camino hasta su casa, “…al llegar a mi cuarto me apuntó con un arma. Luego me ató y me violó”.

Harta de la violencia de su marido y del estado se exilia a Liberia, fue el momento más feliz de su vida. Arruinada por su marido partió a Europa, retornó a los escenarios y volvió a conquistar al público. Murió en Francia en 2003.

Tatiana Delgado Plasencia