Compartir

La sociedad capitalista machista y patriarcal sitúa a las mujeres como mano de obra barata, en los mismos puestos de trabajo que los hombres, las mujeres cobran menos salario, además de que la tarea en el cuidado de hijas e hijos, la atención a la familia y el cuidado de mayores no es retribuido, colocándonos en desventaja a la hora de cotizar para poder optar a una pensión digna.

En estos momentos es el Gobierno socialdemócrata formado por el bipartidismo PSOE-UP que, junto con la aplicación del Pacto de Toledo, sigue perpetuando la discriminación que actualmente sufrimos, a pesar de que pretenda llevar a engaño con algunas propuestas y arreglos políticos que son meramente maquilladores, y no resuelve el problema de fondo.

Las normas que rigen los sistemas de protección social en España son iguales para todas las personas, sin embargo cuando entramos a analizar cómo están protegidas las personas frente a situaciones de desempleo, jubilación, exclusión social, invalidez, etc., encontramos que existen diferencias en el grado y en la calidad de la protección de hombres y mujeres.

Queda demostrado que habiendo sufrido durante muchísimos años la discriminación, vincular la pensión a la trayectoria laboral perjudica gravemente a las mujeres ya que somos nosotras las que tenemos el empleo más precario y las vidas laborales más fluctuantes. Cuando las mujeres se jubilan “la brecha salarial que han padecido durante su etapa laboral, se duplica a la hora de cobrar su pensión”.

Una diferencia salarial y de prestaciones que provoca que las mujeres mayores tengan muchas más posibilidades de situarse cerca o por debajo del umbral de la pobreza.

La estadística corrobora lo dicho. Hasta 2,5 millones de pensionistas mujeres no llega al salario mínimo, mucho tiene que ver que la pensión media de los hombres sea un 35 % mayor, según los datos de la Seguridad Social.

Además de resultar insuficiente, la ley olvida que la brecha de género salarial y de cotizaciones no se produce solo por el cuidado de los hijos sino también por el cuidado de las personas dependientes, que “recae en mayor medida sobre las mujeres”.

En esta sociedad es imposible la igualdad de género, las y los trabajadores estamos llamados a romper las cadenas del patriarcado, solo las mujeres trabajadoras con el conjunto de la sociedad serán las llamadas a romper con el sistema, sin nosotras no será posible una sociedad igualitaria.

Isa Talavera

Tesorera de la Asociación Plataforma en Defensa de las Pensiones Públicas en Gran Canaria 2 de febrero 2017

  • UyL Octubre 2021
  • UyL Septiembre 2021
  • UyL Julio-Agosto 2021
  • UyL Junio 2021
  • UyL Mayo 2021
  • UyL Abril 2021