Compartir

Las restricciones de movilidad, el nivel de contagios y los confinamientos (incluidas las cuarentenas de varias personas de la dirección central), volvieron a colocar la imposibilidad de realizar presencialmente este importante pleno. Volvimos a la modalidad telemática, que es ya el distintivo de esta época en las comunicaciones, y que se vislumbra como la única posible durante un tiempo. Al menos mientras los gobernantes, consejos de administración de los monopolios, sacrifican la salud y la vida del pueblo trabajador en aras de salvar las cuentas de resultados del bloque oligárquico burgués; sin invertir nada en servicios públicos esenciales como la sanidad, ni en planes urgentes de emergencia social, ni en salud pública, etc.

Para enfrentar esta situación –que nos coloca en niveles cada vez mayores de vulnerabilidad y de sobre-explotación–, e ir marcando caminos de organización y lucha que den respuesta y frenen no sólo a las agresiones que sufrimos, sino que –un poco más allá– coloquen en el horizonte y vayan construyendo el proyecto emancipador de la clase obrera –bloque antagónico al hoy dominante, que ha de mandar al basurero de la historia al decrépito sistema y sus gestores de diversos rostros–, cada una de las Secretarías que integran el Comité Central presentaron sus planes de trabajo. Este debate fue el más denso y el que ocupó la mayor parte del tiempo del Pleno; no en vano se aprobaron hasta 10 planes de trabajo, que contenían planificación y objetivos a 4 años vista.

Aún así, en el intenso fin de semana del 9 y 10 de enero hubo ocasión de trabajar sobre la Editorial Unidad y Lucha (con nuevas y próximas ediciones tras el exitoso libro de Engels), en aprobar la articulación de nuestras propuestas de República Socialista de carácter Confederal, o en debatir y difundir una resolución que, titulada “LA SALUD PÚBLICA REQUIERE MEDIDAS URGENTES YA, SIN MÁS EXCUSAS”, coloca los elementos principales para abordar con perspectiva de clase el momento actual y las propuestas para la mayoría social.

Redacción UyL