Compartir

 

Nueva huelga masiva en la India, nueva huelga silenciada.

El 26 de noviembre de 2020 fue la fecha elegida por las organizaciones sindicales y partidos obreros del país, especialmente las agrarias, como el inicio de las protestas que culminarían con una gran marcha campesina hacia la capital. El motivo esta vez es la liberalización del sector agrario que permite la entrada de multinacionales y capital financiero a los campos indios, poniendo en riesgo el sistema de precios mínimos estatal existente en la india, donde los cultivos son vendidos a un órgano gubernamental con unos precios fijados. Una huelga de naturaleza interclasista, pues en ella convergen trabajadores sin tierra y terratenientes, estos últimos ven amenazado su privilegio de explotar a su clase obrera.

Al margen de la petición de la retirada de los planes de liberalización agraria, las demandas también se enfocan hacia temas más concretos como la petición de ingresos estatales, 10 kilos de grano a las familias por debajo del SMI que lo necesiten, además de pensiones universales.

No tardaron mucho desde el inicio de la marcha en aparecer los cortes de carreteras por parte de la Policía India para impedir la llegada de la marcha a Nueva Delhi; tampoco se demoraron las imágenes de un pueblo fuerte abriendose paso entre las barricadas policiales.

Se estima que unas 250 millones de personas secundaron una huelga, se habla de la huelga más masiva de la historia, a la par que una de las menos oídas en el mundo occidental y en la propia India.


KERALA, GANARON CANDIDATURAS COMUNISTAS

El pasado mes de diciembre se celebraron elecciones locales en este estado del suroeste de India, Kerala, que cuenta con una población superior a los 30 millones de habitantes. Y los noticieros del planeta no dedicaron ningún espacio a ello. Tampoco al resultado de dichos comicios, que no conviene a los medios de propaganda del capitalismo andar difundiendo las victorias comunistas.

La alianza electoral del Frente Democrático de Izquierda, coalición liderada por el Partido Comunista de la India (marxista), superó los resultados del 2015 y ha obtenido una aplastante mayoría en todos los entes locales. Consolidándose así Kerala como bastión del Frente Democrático de Izquierda que tiene el gobierno estatal.

Diversas fuentes aluden que el triunfo se ha cimentado tanto por el trabajo realizado en las inundaciones de 2018 como más recientemente en las políticas para enfrentar la pandemia del coronavirus basadas en la inversión en servicios de salud pública y la promoción de la salud. Es destacable también que mientras en Delhi y en otras partes de India ejércitos de población trabajadora migrante están en abandono, sin medios de subsistencia y enfermando, en Kerala el gobierno habilitó campamentos para personas sin casa y en indigencia. Igualmente se han abierto cocinas comunitarias en todo el territorio para la entrega de comidas calientes en las calles o a domicilio para quienes no pueden salir. Se entiende que en tal situación las campañas de difamación de la oposición, a través de los medios de la derecha, no han logrado imponerse y el pueblo otorgó una contundente victoria a las candidaturas comunistas.

Redacción UyL