Compartir

La historia antes de 1959 del barrio San Isidro es la historia de los trabajadores portuarios, lo que influyó también en que fuese la zona donde la tolerancia de la prostitución se desarrollaba con la libertad que le otorgó la intervención del gobierno norteamericano en 1898.

En la actualidad el barrio tiene alrededor de 11 800 habitantes, cuenta con varios círculos infantiles, escuelas primarias, de deportes y hospitales, que garantizan la educación y sanidad gratuita de los residentes.

En el barrio de San Isidro se ubica la casa natal de José Martí. Allí se encuentra también la iglesia de Paula, el proyecto cultural de la galería Gorría y el Archivo Nacional en cuyos sótanos hay un laboratorio de restauración de cartas originales de patriotas cubanos cómo José Martí o Máximo Gómez.

La cultura en Cuba, a lo largo de su historia, tiene una característica común : la soberanía.

Feliz Varela, sacerdote, que en tiempos de la esclavitud, ante la declaración de EE. UU. que reclamaba que Cuba le pertenecía, abogó por el fin de la esclavitud y defendió con firmeza los sentimientos patrióticos, constituyéndose en uno de los pilares del pensamiento independentista de su época.

Luz y Caballero, que fue reconocido por su obra para formar conciencias que defendieran y engrandecieran la independencia de Cuba, afirmaba que el entusiasmo nunca fue patrimonio de los mediocres.

Martí, que escribió, organizó , luchó y murió por la independencia de su patria, defendía la cultura presente en todo lo que se relaciona con el ser humano, afirmando que allí donde no se encontrase la cultura , estaría la ignorancia.

Julio Antonio Mella, asesinado el 10 de enero de 1929, que hizo un aporte extraordinario a la organización del pueblo cubano, reclamó la cultura para que el pueblo fuese protagonista en la construcción soberana y de su futuro .

Fidel fue uno de los protagonistas de la liberación de Cuba del yugo colonial, la revolución cubana convirtió a Cuba en el primer territorio libre de América Latina.

De Fidel aprendimos que la cultura humana, la cultura más básica, empieza por la justicia entre los hombres, por poner al hombre en el centro del esfuerzo, denunciando a aquellos que en nombre de la cultura convertían al hombre en un instrumento.

Un brevísimo repaso histórico de los antecedentes culturales del pueblo cubano deja claro que no existe en la historia ningún cubano que en nombre de la cultura quiera someter a su pueblo a la dominación de EE. UU.

El pasado noviembre, un grupo de 14 personas ocupó una vivienda declarada inhabitable por su deterioro, apoyados por una persona llegada del extranjero que mintió en su declaración de donde se hospedaba, violando el protocolo de seguridad establecido por la COVID-19. Arropados por una fuerte campaña mediática se declararon artistas en huelga de hambre por la libertad de Solís González, individuo que ha reconocido en un vídeo difundido por diferentes medios de comunicación sus vínculos con personas que han financiado actos violentos contra Cuba, terroristas que viven en Miami y que se han comprometido a enviarle dinero si cumplía con sus instrucciones.

Algunos datos que sitúan a los personajes de la acción mercenaria :

Acompañando a Solís González, se encuentra el que se identifica como cabecilla, Luis Manuel Otero, reconocido cooperante con la embajada de EE. UU. en Cuba, admirador de los políticos estadounidenses que defienden el endurecimiento del bloqueo criminal que EE. UU. tiene sobre Cuba.

Carlos Manuel Álvarez , que violó el protocolo de seguridad , mintiendo en cuál sería su residencia cuando llegó a La Habana, y se sumó al grupo.

El llamado movimiento San Isidro reconoce al presidente estadounidense como su propio presidente y solicita la intervención del gobierno de EE. UU. en Cuba atentando contra su soberanía.

La embajada de EE. UU. en Cuba tuiteó a favor del grupo diciendo “No al Decreto 349”.

Pero entonces ¿qué cultura representan? Según los vídeos que ellos han difundido, son artistas de rap, pero la agencia cubana de rap ha desmentido su vinculación con este grupo, argumentando que un principiante sin obra consolidada no puede ser representativa del movimiento musical que invocan, mucho menos cuando tiene intereses contra el pueblo de Cuba.

Dentro del grupo algunos dicen que están en huelga de hambre y sed, otros solo de hambre, pero los vídeos que desde ese mismo grupo se difunden también niegan esta situación.

¿Qué es el decreto 349? Es un decreto pendiente de aplicación, ya que se encuentra en debate, y que trataría de dar un carácter más firme al desarrollo cultural. En el debate están participando los artistas cubanos. Dentro del contexto artístico se encuentran todas y todos los que trabajan por la cultura en sus diferentes variantes, y que será el consenso el que decida las condiciones de aplicación.

Pero el grupo de San Isidro quizá desconozca que en EE. UU. no existe un Ministerio de Cultura, y que la cultura está supeditada al mercado, dirigida por la oferta y la demanda y al alcance de todos los que tienen importantes recursos económicos, dejando a merced del capitalismo el propio desarrollo humano.

En el año 2005 la UNESCO adoptó el Convenio sobre la Diversidad Cultural, estableciendo que la cultura no es una mercancía más y otorga a los estados el derecho soberano de impulsar y proteger su cultura. A pesar de las amenazas del gobierno de EE. UU., el texto fue aprobado por 148 votos a favor y dos en contra, EE. UU. e Israel, pero nunca se ha aplicado en estos dos países.

Podemos concluir que el movimiento San Isidro está compuesto por mercenarios al servicio del imperialismo.No es la única forma de intervención del gobierno de EE. UU. contra Cuba, han aplicado diversas formas además del bloqueo. Por ejemplo, Tracey Eaton, en un informe de 2018, escribió que durante las “últimas décadas su gobierno ha gastado más de mil millones de dólares en acciones propagandísticas contra la revolución cubana”.

Finalmente, los vecinos del barrio San Isidro, indignados porque el grupo de mercenarios ha tomado su barrio como altavoz contrarrevolucionario, afirman que este grupo no los representa, que ellos siempre han sido un barrio que apuesta por la cultura, por el arte y por la defensa de su patria.

Secretaría de Antiimperialismo del CC