Compartir

Tere García es una mujer vital, decidida, destaca en ella su capacidad para la alegría y su sentido de la solidaridad aún en los momentos más difíciles, toda su entrevista esté llena del “nosotras”, sus compañeras, que están tan presentes como ella misma.

Trabaja desde hace más de 20 años para una empresa contratada en una administración pública. Es un ejemplo de los sectores que se denominaron esenciales, se le exigió el máximo esfuerzo, que pusiera en riesgo su salud y a cambio solo ha recibido mayor explotación y algún aplauso estético.

El confinamiento fue agotador “Teníamos que limpiar y desinfectar, así que fue un cambio brusco, antes hacíamos la limpieza de mantenimiento diariamente pero entonces teníamos que desinfectar cosas que habitualmente se hacían una vez al mes ahora tenían que ser diarias, y la jornada pasó a ser de 4 horas más”. “Nos agobiamos un poco, éramos de alto riesgo pero bueno, había que hacerlo”

Sus condiciones de trabajo han empeorado, su horario es de 14h a 22 h, pero cuando hay pleno tiene que ir antes, trabajar 14 horas para limpieza Covid, y eso son 4 días al mes. “Deberían sacar personas del paro, nos vemos saturadas, entre la Covid que nos tiene asustadas, somos las que tocamos todo y que tenemos que hacer limpieza impecable, nos estamos viendo desbordadas de trabajo”. “Estamos peor, pero claro trabajamos para una empresa privada y ellos miran para otro lado, o te dicen pues vete de baja, o te vas al paro… las amenazas de siempre”. “Yo ahora mismo me encuentro peor y mis compañeras también, es un agotamiento físico y mental, no es que llegues y trabajes con calma, trabajamos con productos que no son tóxicos en sí pero son productos de desinfección que aunque tengamos la mascarilla a algunas nos producen alergias. Creo que en general en la limpieza la situación ha empeorado”.

Las medidas también las tiene que aplicar en casa, “sales del trabajo llegas a tu casa y tienes que hacer lo mismo, al trabajar con mascarilla más de 8h, con productos bastante fuertes, tenemos que beber agua a cada momento, el esfuerzo nos influye y nos ha cambiado bastante las condiciones de vida”.

En casa convive con su hija y su hijo, las tareas las reparten, intenta que ellos sean conscientes de lo que está pasando...” que tengan su dormitorio limpio, que en lo que tenemos contacto todos, esté bien,… realmente esto debería ser siempre no ahora porque esté el covid… otras compañeras que tienen niños pequeños lo llevan peor. Mi hija ahora está en aislamiento por un caso de Covid y claro está en su habitación y yo trabajando, con lo que se me complica más la cosa y todo es más una locura”.

Su familia depende social y económicamente de ella...”tienes que estar ahí, porque el sueldo de la limpiadora no es un sueldo que puedas decir… tienes que estar pendiente de los gastos, pendiente de todo… me ayudan en todo lo que pueden, la niña está estudiando y el chico trabajando cuando puede, porque con esto del turismo, dependemos de que esto salga a flote”.

Cuida también de su padre, “está jubilado hace tiempo, tiene mucho miedo porque ha sufrido dos anginas de pecho, cuidándole, llevándole la comida, aunque mi hijo también me ha ayudado. Pero las mujeres somos las que siempre lo acarreamos todo”.

Se siente privilegiada porque tiene un trabajo fijo…“Espero que los que no tengan puedan conseguir trabajo en breve…Mi hijo quedó parado, el hotel donde trabajaba lo cerraron y no tiene ayuda porque llevaba menos de un año y no tiene derecho a paro ni nada, a esperar que abran el hotel.”

Aunque es una persona de alto riesgo no puedo dejar de ir, necesita trabajar, dependen de ella… “ lo he vivido mal en la certeza que tienes que quedarte aunque quieras irte de baja te tienes que quedar. Económicamente tienes que adaptarte a las circunstancias, comprar mascarillas no para una persona sino para tres. Ha vivido con miedo, incertidumbre, pensando si lo podía perder el trabajo … En los medios de comunicación y las redes sociales mucha gente miente, te asustan…aunque un poco preocupadas hemos sacado el trabajo bastante bien. Lo hemos pasado mal porque tenemos compañeras mal, no de la Covid pero que han salido enfermitas y queremos que se recuperen para estar todas juntas… Aunque la verdad que con esto aunque estuvieran mejor no pueden volver.”

Ha sido un año medio trágico la verdad porque nos hemos visto que no hemos sabido para donde tirar, a quien decir, con quien hablar. Como que te sientes un poco sola, te dan información, te la dan para que tú la hagas pero después tu no ves que nadie se moleste, se preocupe por nosotras.”

Espera que este año pase, seguir trabajando y sobre todo con salud…”Espero que esto se vaya pronto o de momento podamos descansar un poco porque el trabajo de la limpieza es imprescindible en todos sitios y no se dan cuenta que somos esenciales sí, pero que necesitamos más ayudas… mucha prevención, mucha cosa pero después no se dan cuenta que todo el trabajo que hacemos es físico y casi toda la plantilla de aquí, por una cosa o por otra, somos de riesgo”.

Plantea firmemente que se contrate mas personal…”Tanto se quejan del paro y ahora es el momento, de sacar a las personas, hemos tenido aquí estudiantes de derecho trabajando en la limpieza y no les da eso vergüenza porque es un trabajo honrado como cualquier otro ¡Que contraten gente!… se aprovechan para ponernos doble o triple trabajo… Bueno y me callo ya que me van a echar…jajajja.”

Mi hijo después de tanto estudiar ya estaba trabajando, mucha gente estaba trabajando, tuvieron que dejar de trabajar, los metieron en ERTE y ahora están parados, el ramo de la hostelería está parado y es quien ha pagado el pato de todo. Mi hijo sin y yo con demasiado, entonces no sé, me gustaría que cambiara eso, los jóvenes poder trabajar, poder luchar, salir de todo esto, por nuestros descendientes, por las personas mayores, que todo esto cambiara porque la verdad es que ha sido un año psicológicamente muy malo”.

La verdad es que me encantó esta entrevista y muchas gracias por todo”.

Secretaría Feminista.