Compartir

Conmemorando el bicentenario de Federico Engels que se cumple este 28 de noviembre, el PCPE forma parte del patrocinio de una publicación colectiva en la que participan, entre otros, el Partido Comunista de Cuba, el Partido Comunista de Venezuela, el Partido Comunista Alemán, el Partido Comunista Brasileiro, el Partido Comunista de Suiza y, al cierre de este artículo, se espera la confirmación de otros PC.

Para que la obra disponga de capacidades de distribución, se publicará en versión de papel y en versión digital de e-book, en varios idiomas, atendiendo a la lengua oficial de los partidos colaboradores.

Los artículos que van a componer esta publicación evitan la reiteración de las aportaciones, entrando en distintos aspectos de Federico Engels, tanto en su biografía o en análisis concretos de obras específicas de su vasta y prolífica creación.

Adelantamos unos párrafos de la Introducción de esta publicación, que honra y reconoce la aportación de Federico Engels para que la clase obrera disponga de una herramienta teórica en el ámbito ideológico de la lucha de clases:

Con el cumplimiento del 200 aniversario del nacimiento de Engels, se produce una buena oportunidad para hablar, debatir y mostrar la relevancia adquirida por Engels en tanto cofundador del marxismo como concepción científica y revolucionaria de la sociedad capitalista en su conjunto.

………….. El pensamiento de Engels y Marx (a partir de aquí ambos pensamientos se sintetizan en un único conocimiento que podemos denominar marxismo) es una concepción que hace de las contradicciones, de los conflictos, de las luchas, el eje central de actuación en el análisis esencial y de las formas de la sociedad capitalista en su conjunto. Marx, en su gran obra de análisis “El Capital” sitúa a la mercancía como elemento a partir del cual determina las relaciones que conforman la sociedad capitalista. Y Marx explica este hecho porque la mercancía es el elemento esencial en el capitalismo; la mercancía se relaciona con otras mercancías en función del trabajo, medido el tiempo social medio necesario que incorpora como valor a la mercancía. ¿Y qué es el trabajo? Responde Marx y Engels: el gasto de fuerza humana regido de manera consciente y voluntaria que se aplica sobre un objeto exterior para convertirlo en un valor de uso para la vida humana. De ahí se deduce que la unidad orgánica de la sociedad actual son los trabajos individuales, esto es, la forma en que la sociedad organiza la producción de su vida. La historia del género humano es la historia del desarrollo de las fuerzas productivas materiales del trabajo, y de las formas sociales concretas con que ese desarrollo se rige. En la sociedad capitalista el trabajo social se hace de forma privada, los seres humanos, como productores independientes de mercancías, ejercen el control de sus trabajos individuales mediante su conciencia y voluntad, pero carecen de todo control social sobre el producto de su trabajo. Esta incapacidad de organizar socialmente sus trabajos de manera directa, aplicando, por tanto, su conciencia y voluntad como elementos de una fuerza social, hace que necesiten al mercado como el espacio social de intercambio de sus productos, ceden su soberanía como productores sociales al mercado como la constatación de la incapacidad de los productores para controlar socialmente la organización del trabajo como proceso directamente social; esa es la contradicción, que es el verdadero punto de partida de la razón histórica de existencia del modo de producción capitalista. Engels junto a Marx parten de esta contradicción para determinar cómo en su propio desarrollo, el capitalismo quita a la clase capitalista su razón histórica de existencia. El capital convierte a la burguesía en un puro parásito social, en personificación del retraso en el desarrollo de las fuerzas productivas de la sociedad. Es el propio capital el que va creando las condiciones históricas para una revolución social que lo libere de la existencia de una clase social a la que el propio capital le da la potencialidad de consumir improductivamente……..

Editorial Unidad y Lucha – Sección Internacional.