Compartir

Cuando estas líneas vean la luz, probablemente, el último acto del proceso congresual estará casi echando el telón. Año y medio de un proceso bastante innovador en las formas y cuyo colofón, marcado por la crisis sanitaria del coronavirus, lo hace aún más novedoso.

El prólogo del XI Congreso del PCPE fue en julio del 2019, donde el CC lo convocó y lo definió como un proceso, con diversos hitos, donde se irían  dando diversos debates de ideas que progresivamente serían plasmados en las tesis.

Entre octubre pasado y el mes de febrero se desarrolló la Escuela Central  Trifón Medrano en cuyos debates principales se abordaron los ejes centrales que posteriormente tendrían un desarrollo más amplio en las 3 tesis congresuales y una Asamblea de Cuadros, ya con un borrador de las tesis, pergeñados los temas estrella como la lucha de masas, el partido que necesitamos, el movimiento comunista internacional, la articulación de la respuesta antiimperialista o la crisis revolucionaria. Paralelamente a esos debates y como lecturas complementarias durante ese periodo todas las células trabajaron el “Qué hacer” y textos de economía política.

El Comité Central de 29 de febrero y 1 de marzo de este año, con todo ese acervo colectivo, aprobó las tesis definitivas y lanzó el penúltimo acto congresual, el debate de las tesis en las células. Arrancaba así una parte que inicialmente había de concluir en julio y que, debido al confinamiento y el estado de alarma, hubo de posponerse hasta este mes de octubre.

La lucha de clases no se confina, y el PCPE tampoco se confinó. Adecuó sus formas de lucha a la nueva situación y, además encontró tiempo y maneras  para realizar los debates de las tesis. En esos debates se incluyeron no solo la militancia del PCPE sino compañeras y compañeros de colectivos obreros, sindicales o sociales con los que se comparten espacios de lucha.  Muestra de que estos debates han sido amplios son los casi 1500 aportes recibidos. Se eligieron también las y los delegados y se hicieron invitaciones tanto nacionales como internacionales.

La fecha prevista para el cierre de este largo proceso congresual ha tenido que variarse y modificarse en su forma. Repartida en dos fines de semana sucesivos, el 2, 3, 4 y 11 de octubre, en modalidad telemática y prevista la presencial para el cierre congresual. Aunque esto último puede tener  variaciones según evolucione la situación sanitaria y las posibles restricciones a la movilidad y a las reuniones.

Sea cual sea la forma, el Congreso se cerrará con el canto de la Internacional y el PCPE habrá demostrado su fortaleza como organización y, a la clausura del XI Congreso habrá dado un gran paso para ser el Partido para el Poder Obrero y la Revolución.

Redacción UyL