Compartir

 

2 de octubre de 2020, a partir de las 18 horas comienzan a llegar las y los delegados a las 23 subsedes del XI Congreso del PCPE y se establecen las conexiones individualizadas que debido a las restricciones de movilidad han impedido a Madrid sesionar en única subsede.

Da inicio así lo que seguramente será un congreso para recordar. Pionero en sus formas y, de cuyos resultados, esperamos un salto cualitativo que nos ponga definitivamente a la ofensiva en la lucha de clases y cumpliendo con las necesidades políticas que le corresponden a la Vanguardia en el momento histórico que vivimos.

Tras las acreditaciones, que se cerrarán ya entrada la sesión del sábado 3, la inauguración oficial a las 19 horas ha corrido a cargo de la camarada Blanca Rivas y los camaradas Julio Díaz y Carmelo Suarez. En nombre de la dirección saliente han conformado la mesa de esta primera jornada que ha sesionado sobre la propuesta de Reglamento, el informe político y la propuesta de mesa congresual.

Tras unos momentos iniciales de cierto desajuste en alguna subsede con el mecanismo on line de votación y algún que otro fallo en el sistema de conteo previsto para las sesiones individualizadas, superados esos imponderables e imprevistos técnicos, la sesión ha ido discurriendo y fluyendo casi, casi como suele ser habitual en todos los congresos.

La mayor parte del tiempo la ha ocupado la presentación y debate del informe político y de rendición de cuentas. Un repaso a los aciertos y trabajos desde el X Congreso del 2016 hasta hoy, un espacio para la autocritica y los objetivos que no fuimos capaces de alcanzar todavía y, también, se han colocado en el horizonte los retos próximos. La última parte del informe, pero no la menos importante, ha estado dedicada a la memoria de las y los camaradas que esta tarde ya no se encontraban físicamente entre nosotros. A ellas y ellos les rendimos homenaje en este XI Congreso. Siguen presentes y sus nombres no se borrarán de la historia porque continuamos su lucha ¡hasta la victoria!