Compartir

No podíamos renunciar a darle la enhorabuena al nuevo candidato al Premio Nobel de la Paz.

Dicen que un parlamentario ultraderechista noruego llamado “Christiansuputamadre” (no hay posibilidad de recordar el apellido) ha visto que en el Presidente de EEUU se condensaban los más altos valores para ser merecedor del preciado galardón, y va él y le escribe una cartita al Comité de los Nobel y lo propone.

El corolario a los innumerables méritos del nominado, lo remata el apoyo de Donald a los acuerdos de paz entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos, que se materializó con la apertura de sendas embajadas y la firma de un paquetón de convenios en materia de inversión.

Enterado de la noticia, naturalmente, Trump, agredeció el nombramiento como lo hace un magnate, con el convencimiento de ser un agente de la Paz.

Y es verdad, cualquier alma sensible podría dar fehacientes muestras de ello.

Si le dieron el Nobel a Obama, a Carter y a Kissinger por qué no iba a gozar Trump de semejante laurel, quién ha dicho que un hombre con tanto predicamento no puede ser acreedor de tan alta condecoración sólo por haber tenido un affaire sexual con una actriz porno o declarar sin tapujos que “negros e hispanos son demasiado estúpidos para ser su gente” o por afirmar que “una mujer presidenta sería un insulto para los EEUU”. ¿Quien no tiene una manchita en su carrera?

De acuerdo, es posible que nuestros lectores sientan cierto rencorcillo contra el mandatario yankee por eso de las intervenciones en Venezuela, Bolivia, Ucrania, Irak, Siria, Afganistán, Mali etc... pero hay que tener presente, que muchas de las intromisiones militares se realizan bajo el paraguas de la OTAN, seamos justos y no carguemos todos los yerros contra los EEUU que bastante tienen pa ellos con el azote de la pandemia...además, tiene que ser muy espinoso y muy caro mantener doscientos mil soldados por el mundo, en 180 misiones, eso sí, siempre, siempre, misiones de paz, no nos vayamos a creer que los soldados norteamericanos son unos carniceros y unos matarifes que por algo han nominado al Nobel a su manso y sosegado Presidente.

Pero, a lo que íbamos..., no vamos a detallar los méritos de Donald Trump que para todos son más que irrebatibles, lo que no alcanzamos a entender es por qué a este virtuoso varón la Academia sueca no lo ha tenido en cuenta para el Nobel de Literatura, de Física o de Medicina. Si en el mundo hubiera rectitud y equidad ya tendría Melany los trofeos colocados en el mueble bar de la Casa Blanca.

Una institución tan prestigiosa como la de Estocolmo no debería andar tan rezagada y tendría que haber distinguido a Trump hace mucho tiempo por sus aportaciones a la cultura, a la investigación, a la ciencia, al deporte y cómo no, a la Paz.

Y es que no hay derecho! la gente es muy maliciosa y empieza a difundir suspicacias con esto de los Nobel y se empeña en decir que se han convertido en un pitorreo y en un choteo pero, habrá que tener un poquito de formalidad, que no puede uno recelar de todo.

Si este año, nuestros ojitos vieran que el pacifista Donald se hace, finalmente, con el botín, a nosotros nos devolvería la fe, para nosotros el Nobel de la Paz, siempre ha significado mucho.., Todavía recordamos con nostalgia el evocador discurso de Madre Teresa mencionando el crimen que se cometía contra los nonatos, después de recorrer aquel largo pasillo con aquel sari blanco, tan encorvaíta la pobre..como si ella misma portara la cruz de Cristo a los hombros...y es que hay que ver en lo que quedó la Madre Teresa, de ser una buena moza en sus años de juventud, cuando se fue a evangelizar a India se nos quedó en cuarto kilo de monja...

Pero al grano, que no vamos a despistarnos en cuestiones innecesarias. A nosotros nos gustaría dar un pasito más para obsequiar a estos hombres y mujeres de tanta bondad y sabiduría que tanto bien hacen a la humanidad, esperamos que nuestro clamor llegue también a la Santa Sede y rogamos al Papa Francisco, que es el que tiene mano en esta materia, la canonización de Donald Trump, pero en vida ¿eh? nada de esperar a que sea un fiambre embuchado, que luego los muertos se nos quedan fríos y no hay quien les meta el diente.., Pedimos, qué digo pedimos, imploramos que este hombre sea, cuanto antes, objeto de culto y veneración en todos los confines de la tierra.

Telva Mieres