Compartir

En nuestro VIII Congreso los CJC nos marcamos ambiciosos objetivos en el plano internacional, asumiendo el rol que hemos buscado y que hemos cimentado en los últimos años de la mano de Partido con nuestra claridad ideológica y trabajo abnegado por bandera.

 

En este sentido, nuestra apuesta fundamental pasa por Europa y América Latina. En el continente americano, donde el imperialismo español sigue haciendo estragos, nuestro papel es determinante

En cada foro internacional multilateral donde hemos estado presentes, como la última edición del Ogiditis o las reuniones preparatorias del Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, hemos defendido el carácter histórico de la época que atravesamos frente a posturas intermedias y, por lo tanto, la necesidad de profundizar en la coordinación de las Juventudes Comunistas consecuentes a nivel internacional, sin que esto perjudique la alianza antiimperialista más amplia que es hoy en día la FMJD.

Los CJC hemos mantenido numerosas reuniones bilaterales con organizaciones juveniles comunistas de numerosos países, avanzando en la ingente tarea de establecer un referente juvenil claro en cada país, con quien establecer vínculos de fraternidad y plena confianza. Este proceso va definiendo el núcleo duro marxista-leninista juvenil a nivel internacional, que debe atraer a las organizaciones dubitativas que se debaten aún entre un lado y otro de la línea roja que se para reforma y revolución.

En este sentido, nuestra apuesta fundamental pasa por Europa y América Latina. En el continente americano, donde el imperialismo español sigue haciendo estragos, nuestro papel es determinante. Un acierto político de enorme calado ha sido nuestra asistencia al Congreso de la Juventud Comunista de Venezuela, organización hermana con la que hemos intercambiado impresiones y constatado que estamos en el mismo lado de la trinchera. Nuestro papel de enlace entre las organizaciones juveniles de Latinoamérica y Europa debe servir al fortalecimiento del polo juvenil marxista-leninista internacional.

En Europa, al calor del cada vez más claro posicionamiento de los Partidos Comunistas de Europa sobre la naturaleza imperialista de la UE y sobre la solución por la que han de optar la clase obrera y los sectores populares de los Estados miembros, vamos afinando una cooperación cada vez más intensa entre las organizaciones juveniles consecuentemente revolucionarias.

Pero el PCPE y los CJC no nos caracterizamos por palabrería huera sino que contrastamos nuestras palabras con hechos. Desde CJC lanzamos hace algún tiempo la propuesta de elaboración conjunta de una Revista Juvenil Comunista Internacional que, tomando como referente la RCI de los PPCC, sirviese para aglutinar en torno al trabajo teórico y práctico conjunto a ese racimo de JJCC que nos posicionamos indiscutiblemente por la revolución socialista. Las adhesiones de organizaciones como la KNE, la JCV, la LJC de México o la Unión de la Juventud Comunista de Brasil hacen que el proyecto vaya gestándose con visos de éxito.

Como dice el título de este artículo, pasos pequeños que construyen los sólidos cimientos de la urgente coordinación de la juventud revolucionaria mundial.

Alberto Sánchez Colomo