Compartir

 

Kontsumobide recorta servicios, cancelando la formación en consumo para colegios y personas mayores y 13 trabajadores y trabajadoras se van a la calle.

Las 13 personas trabajadoras de la subcontrata Ortzadar prestaban el servicio desde hace 26 años. Ante la cancelación del mismo serán despedidas y han convocado huelga a partir del próximo 22 de junio para proteger sus puestos de trabajo y evitar el desmantelamiento de un servicio que consideran fundamental para la población.

Este servicio según refieren es altamente demandado y valorado, de hecho, la demanda que existe año tras año por parte de centros educativos y otros organismos supera a la oferta, lo que a su juicio demuestra la calidad del servicio que se presta y su esencialidad en una sociedad de consumo como en la que vivimos.

El Gobierno Vasco, a través de Kontsumobide, pretende no prorrogar el contrato argumentando que ante la inseguridad provocada por el covid-19 y la falta de garantía de que el curso que viene se desarrolle con normalidad, se cancela el programa. Aplicando dicha argumentación, la mayoría de servicios subcontratados por la administración pública que se desarrollan en centros escolares, centros de mayores, bibliotecas, ludotecas, etc. debieran suspenderse. Pero eso no es así, programas de similares características se están prorrogando por otras instituciones.

La plantilla afectada ve más en este cierre una decisión política que tiene que ver con recortar. Es una forma de aprovechar la ocasión de la crisis sanitaria y el incierto inicio del curso escolar para aplicar la tijera en los servicios que se prestan. Recortar y recortar servicios públicos como fin último de las decisiones adoptadas.

Han solicitado reunirse con la directora del servicio, con los partidos políticos con representación en el Parlamento Vasco y acaban de convocar la huelga y movilizaciones.

No sobran trabajadores, sobran explotadores.

Fuente: Redacción UyL. LAB