Compartir

Ahora que la vuelta a la “nueva normalidad” se encuentra más cerca y la situación de cuarentena total parece alejarse, hemos dialogado con una serie de trabajadores y trabajadoras militantes de la Juventud Comunista de los Pueblos de España para conocer su opinión sobre cuál es el futuro y cómo la crisis capitalista que ha desatado el coronavirus les ha afectado o puede afectarles.

JCPE: Antes de comenzar, queremos agradecer estos minutos que dedicáis a responder a nuestras preguntas.

1. ¿Habéis visto un aumento en vuestra carga de trabajo en relación a la que había antes de la declaración del estado de alarma? En ese caso, ¿vuestras condiciones (salario, seguridad, etc) se han visto mejoradas?

-Mario, repartidor de Telepizza en Santander: en mi caso la carga de trabajo sí se ha visto aumentada, pues para ahorrar costes han cerrado pizzerías y los repartidores tenemos que cubrir los pedidos de estas tiendas también.

-Iñaki, mozo de almacén de SEUR en Alicante y estudiante: Sí, la carga de trabajo ha aumentado cerca de un 80% desde el inicio del estado de alarma según la propia empresa, pero nuestro salario se mantiene igual, incluso cuando nos están haciendo trabajar jornadas mucho más largas de lo que tenemos firmado, bajo amenaza de despido si no aceptamos trabajar horas extra.

-Moncho, conductor de ambulancias en Cartagena: Particularmente no, porque no conduzco ambulancias de emergencias -las que transportan pasajeros con Covid-. Lo que sí hemos visto es como este servicio, que da soporte a los hospitales públicos, se ha privatizado todavía más y el transporte de pacientes ha quedado en manos de una sola empresa para toda la Región de Murcia que no alcanza a cubrir las necesidades de los hospitales públicos. Muchas veces nos pedían transportar pacientes urgentes, cuando eso no podemos hacerlo, ante la falta de ambulancias adecuadas.

2. Para quienes estáis en ERTE, paro o desempleo sin derecho a paro, ¿cómo os ha afectado esta situación? por ejemplo, ¿estáis viendo atrasos en el pago de las nóminas o directamente no estáis teniendo ningún ingreso?

-Dani, parado, Las Palmas: antes de la declaración del estado de alarma solo había tenido trabajos en formación o prácticas -todos sin remunerar-, por lo que no se tiene acceso a ninguna forma subsidio por paro.

-Manu, Tenerife: justo me mandaron al paro la semana antes de esta situación. El paro me llega con regularidad, cosa que no podía decir de mi nómina cuando trabajaba.

-Emma, camarera y estudiante, Murcia: a mí también me enviaron al paro un par de días antes del cierre de los bares, pero al estar en periodo de prueba no recibí indemnización, ni cobro ninguna prestación. Además, el futuro tampoco pinta mucho mejor, pues el bar en el que iba a trabajar en verano también ha cerrado.

-Lucas, entrenador de gimnasia deportiva, Valladolid: el club ha hecho ERTE a toda la plantilla. Dicen de intentar retomar los contratos, pero no lo vemos muy factible.

3. Para quienes planeéis trabajar este verano. ¿Qué perspectivas tenéis? En caso de que la hostelería y el turismo se vean afectados, ¿con qué ingresos pagaremos los estudios del año que viene? ¿Es esta situación justa; que por un motivo ajeno a nosotros y nosotras nos tengamos que arriesgar a perder los estudios?

-Fran, trabajador de Pramac Ibérica: Tengo un contrato hasta septiembre, como otros tantos compañeros, pero dudamos que nos renueven.

-Mario: Tengo pensado improvisar sobre la marcha. Me molaría un curro de mañanas, de atender llamadas o algo así. Realmente, lo que sea para salir de aquí.

El tema de los estudios en un principio lo aborda mi abuelo como puede, más lo que pueda sumar yo o mis padres. Justo no es, claro que no, como prácticamente nada de lo que nos toca sufrir.

-Dani, Las Palmas: yo si no encuentro nada, tendremos que recurrir a hacer chapuzas por los puertos en los barcos de la gente que quiere ahorrarse los costes. Trabajo en negro cuando no nos dejan más opción.

-Iñaki, SEUR: Trataré de mantener el trabajo actual o intentar encontrar trabajo en alguno de los polígonos industriales de la zona para tratar de costearme los estudios del próximo curso.

Aún a día de hoy cientos de miles de estudiantes aún no saben que será de su futuro académico, siendo los exámenes en una semana y aún sin conocer en muchos casos los criterios de evaluación o si habrá o no examen online. Muchos han dejado de contar con su fuente de ingresos regular, ya sea total o parcialmente, debido a que muchos se dedican a la hostelería, al turismo para costearse los estudios. La sensación es de total impotencia y sobre todo incertidumbre. Justo lo contrario a la supuesta justicia y meritocracia que nos prometía el sistema capitalista.

-Manu, Tenerife: de momento con el paro lleno la nevera, pero espero poder encontrar algo antes, sí.

-Carmen, camarera y estudiante, Granada: Bastante mala. Estoy acostumbrada a buscar trabajo en abril-mayo, lo he vuelto a hacer y directamente o no había vacantes en mi zona o las que había me las han rechazado porque finalmente no van a aumentar plantilla. Actualmente estoy ahorrando al no estar en mi ciudad de estudios, por otro lado mis padres me pasan dinero fijo al mes, es poco pero sus trabajos no le permiten más. De manera que será insuficiente para pagar alquileres, matrícula y gastos del curso que viene. Por otro lado espero poder acogerme a una beca del Ministerio ante los cambios en los requisitos que han anunciado con lo que a mi situación personal me daría un gran alivio económico, pero aún no se sabe nada fijo así que de momento no puedo contar con ello. Claro que no es justo, los hijos e hijas de los y las obreras estamos constantemente teniendo que hacer malabares para organizar nuestro día a día, nuestro techo y comida, para poder formarnos y acceder a la educación, con la carga que esto supone y se refleja en el rendimiento académico a su vez. Quiénes tienen dinero no tienen que contar ni los céntimos de las facturas, y eso es lo que deberíamos de tener todos. Nuestra preocupación debería ser únicamente estudiar. Y lo peor es que antes con la normalidad ya nos preocupaba, ahora con esta crisis más aún porque la posibilidad de trabajo en la que nos solíamos refugiar es escasa e incluso por mi parte me da miedo tener que exponer mi salud ya que sólo opto a trabajos de cara al público como bares y tiendas.

4. Para quienes trabajéis actualmente, ¿os han amenazado con despidos masivos o que la situación de la empresa está en peligro “si no nos apretamos todos el cinturón"? Un apretarse el cinturón que solo sirve para mantener los beneficios de la empresa.

-Julio, informático, Madrid: en mi trabajo ha habido un recorte de unos 120€ de salario para toda la plantilla, han despedido a compañeros/as de forma irregular o forzado a tomar vacaciones, pese a que la empresa se da golpes en el pecho anunciando que se han conseguido mantener los beneficios. Claro, han mantenido los beneficios bajándonos el salario.

-Cristian, inspector de ITV, Albacete: La empresa planea ampliar la plantilla para cuando acabe el confinamiento -las ITV son un servicio público privatizado que es un negocio muy lucrativo para las concesionarias-. Pese a ello, nos han dado a elegir entre mandarnos al ERTE -cobrando un 70% de nuestro salario- o tomar vacaciones en cuarentena y perderlas para el resto del año. Muchos de los compañeros que han elegido el ERTE han tardado mucho en cobrar por errores de la empresa.

-Moncho: en mi empresa han obligado a la gente a tomar vacaciones que nos debían de antes, en pleno confinamiento, ya que al haber bajado el transporte colectivo, se necesitan menos conductores. Nos han quitado nuestro derecho a vacaciones por la cara.

-Iñaki: No. Debido a que somos uno de los sectores donde la carga de trabajo y con ello los beneficios patronales se han visto enormemente incrementados. Lo que si dejaron claro el primer día y se encargan de recordarlo constantemente es que aquí se viene a trabajar a destajo, que buscan compromiso con la empresa (esto es, renunciar a la vida personal y al descanso por sus beneficios) y que si no cumplimos sus expectativas o nos relajamos, estamos fuera. Que hay montones deseando coger este trabajo y no les importa echar a media plantilla a la calle. Esto ha llevado a una increíble ratio de lesiones. Donde muchos tienen miedo de coger la baja y trabajan a base de calmantes y cafeína.

JCPE: Por cuestiones de espacio no vamos a poder hacer más preguntas. Os agradecemos de nuevo haber participado. Para cerrar, nos gustaría dejar claro nuestra posición respecto al trabajo joven: no queremos una limosna en forma de un subsidio minúsculo que apenas da para malvivir, la juventud obrera queremos trabajo digno y un futuro, donde estudiar, comer o tener una casa no sea un privilegio. Por supuesto, somos conscientes que este sistema hecho para mantener los beneficios de la burguesía y sangrar a la clase obrera, no puede proporcionarlo. Hay que construir el estado obrero, donde la clase trabajadora controle los medios de producción. Como dice la consigna del PCPE estos días “Solo el pueblo organizado salva al pueblo”.

Julio Hernández, redacción JCPE