Compartir

No han recibido el monárquico premio a la concordia, ¡ni falta que les hace!. Lo grave es que un Gobierno cuya composición (PSOE/Compromís/Unidas Podemos) se nos vende como favorable a los intereses de las/os trabajadoras/es, ataque frontalmente nuestras condiciones laborales. Más aún en un sector de vital importancia, ahora y siempre, para prevenir las temibles infecciones hospitalarias.

El sobreesfuerzo realizado durante la pandemia por COVID-19, también por las trabajadoras del sector de la limpieza sanitaria, se ve ahora “recompensado” con unos pliegos de condiciones para el contrato de limpieza de los centros sanitarios de la Generalitat Valenciana (GV) que ha “olvidado” incluir tamaño de la plantilla y número de horas necesarias para cubrir el servicio. Teniendo en cuenta que la(s) empresa(s) licitada(s) contarán con 2 años prorrogables a 3 años más, dispondrán de tiempo suficiente para reducir plantillas, ya que nada les obliga a reemplazar vacantes o jubilaciones, y precarizar tanto las condiciones de trabajo como la propia prestación del imprescindible servicio.

De nada ha servido la Ley 18/2018 “para el fomento de la responsabilidad social”, de la que tanto alardeó el primer “Govern del Botànic”; ni la Mesa del Diálogo Social de la GV; ni el Consejo Tripartito (Patronal, Sindicatos menos minoritarios y GV) “para el desarrollo de las relaciones laborales y la negociación colectiva”, donde se acordó un fondo destinado a la actualización de los convenios colectivos sectoriales ahora desaparecido en los pliegos. ¡Sólo el Pueblo organizado salva al Pueblo! Y, por ello, las trabajadoras de la limpieza sanitaria del País Valencià se han concentrado este Jueves 4 de junio a las puertas de sus respectivos centros de trabajo, a la hora del descanso tanto en turno de mañana como de tarde, para exigir la rectificación de un pliego de condiciones lesivo para sus derechos y para el sistema público valenciano de salud en su conjunto.

Aunque con matices diferentes, la negligencia de la Conselleria de Sanitat de la Generalitat “del Botànic” tienen un antecedente en agosto de 2017, cuando un pliego de condiciones calculadamente impreciso puso en peligro la estabilidad de las plantillas del mantenimiento de los hospitales públicos de Comarques del Sud: cerca de 100 trabajadores vieron peligrar su puesto y, efectivamente, al menos 15 lo perdieron, algunos con más de 15 años de antigüedad.

Y todo esto porque la limpieza sanitaria está privatizada para que las grandes empresas monopolistas puedan obtener plusvalía hasta de los servicios más esenciales para nuestras vidas. Animamos a las trabajadoras a que persistan en la lucha, forjando la unidad de las plantillas por encima de las siglas sindicales de cada cual, denunciando las causas de su situación junto al falso gobierno de progreso surgido del “Botànic 2”, y planteando un calendario progresivo de movilizaciones con la participación activa de las plantillas en las decisiones, no cediendo en ningún momento a las pretensiones de quienes les ofrezcan el “mal menor”.

Las plantillas de la limpieza sanitaria trabajan diariamente codo con codo con el resto del personal de su centro de salud u hospital, corriendo también importantes riesgos para su salud, y no necesitan una empresa intermediaria que parasite su trabajo y nuestra sanidad pública. Por ello, debemos plantearnos seriamente la lucha por el reconocimiento como personal sanitario de las/os actuales trabajadoras/es de la limpieza de centros sanitarios y su integración en la plantilla gestionada directamente por el sistema público de salud. Llamamos a todas las plantillas sanitarias a que se unan a las movilizaciones en DEFENSA DE LA SANIDAD PÚBLICA convocadas para el Sábado 20 de junio a nivel estatal por organizaciones que llevan décadas combatiendo la privatización sanitaria.

¡¡¡FUERA LAS EMPRESAS DE LA SANIDAD!!!

¡¡¡SIN LIMPIEZA NO HAY SANIDAD!!!