Compartir

 

Ebhisa, empresa que gestiona la terminal de graneles sólidos del puerto de Gijón, presentó un ERTE a finales de marzo por razones técnicas y económicas con vigencia en el año 2020 y 2021; un ERTE unilateral planteado por la dirección de la empresa en la situación de crisis generada por la Covid-19.

La empresa, cuyo accionista mayoritario es el Estado a través de la Autoridad Portuaria de Gijón, comunicó que no va a solicitar la tasa de reposición del sector público, lo que supondrá una reducción de la plantilla (actualmente 135 trabajadores) y el despido de siete trabajadores que actualmente tienen contratos temporales, vulnerándose por lo tanto los acuerdos alcanzados entre la dirección de la empresa y el conjunto de la plantilla en 2017.

Esta situación provocó que desde el pasado 13 de mayo cuatro trabajadores de la empresa (Adrián R., Adrián S., Eduardo L. y Fernando G.) iniciaran una huelga de hambre encerrándose en los locales del comité de empresa en defensa de los puestos de trabajo y por la aplicación de la tasa de reposición.

Las negociaciones con la dirección de la empresa están rotas por lo que el comité de empresa solicitó la intervención del gobierno autonómico ya que es quien nombra al presidente de la Autoridad Portuaria de Gijón (principal accionista de Ebhisa) derivando la Consejería de Industria el conflicto al Servicio Asturiano de Solución Extrajudicial de Conflictos (SASEC) en cuya reunión del pasado 28 de mayo no hubo ningún resultado positivo para solucionar el conflicto.

Desde este martes 2 de junio la totalidad de la plantilla de EBHI ha iniciado una huelga indefinida en defensa de los puestos de trabajo. 

Para el PCPE este conflicto pone de manifiesto de nuevo a quién pretenden hacer pagar, una vez más, las consecuencias de la crisis. Lo que es más grave en este caso es que el 78% del accionariado de esta empresa está en manos del estado siendo por lo tanto, en última instancia, político el carácter de la decisión que pueda solucionar el conflicto. Sin embargo los gestores reformistas del capital del gobierno PSOE - UP miran irresponsablemente hacia otro lado para solucionar un conflicto en una empresa sobre la que permanece la posibilidad de ser privatizada. 

El conjunto de la clase trabajadora debemos solidarizarnos con la lucha de los compañeros y compañeras de EBHI en la defensa de sus puestos de trabajo ya que sólo con la unidad y organización de la clase frente al capital se logrará la victoria de nuestros intereses y se logrará avanzar posiciones en la derrota del capitalismo.

¡EBHI SOLUCIÓN!

TODO PARA LA CLASE OBRERA