Compartir

Todos los sindicatos del ámbito educativo de la CAV realizaron una concentración conjunta frente a la sede central del Gobierno Vasco en Lakua. Y anuncian que en los próximos días prestaran atención a que el retorno presencial en cada centro se lleve a cabo con garantías sanitarias; al tiempo que exigen a educación que acuerde con los sindicatos la planificación de comienzo de curso así como las medidas sanitarias.

El Departamento de Educación de Lakua, al que acusan de improvisación, irresponsabilidad y continuos cambios de cara a la planificación del fin de curso 2019-2020 hizo caso omiso de la propuesta sindical que contenía los elementos necesarios para un retorno a las aulas seguro, consensuado y de calidad.

En dicha propuesta se solicitaba a Educación que negociara y consensuara con la representación de las trabajadoras la planificación para el final de curso, las condiciones para la reincorporación tanto a los estudios presenciales como al trabajo, así como las medidas y protocolos de seguridad y salud. También, que dejara sin efecto las decisiones unilaterales que ha adoptado mientras no se produzca ese proceso de negociación.

La totalidad de los centros apoyan la propuesta de fin de curso planteada por los sindicatos.

El pasado lunes muy pocos centros pusieron en marcha los estudios presenciales, y los que lo hicieron, fue para grupos de alumnado muy limitados, principalmente de refuerzo y/o para el alumnado de cara a la preparación del examen de EBAU. Por lo tanto, afirman que, al contrario que el Dpto de educación, la mayoría de los centros han optado por realizar planteamientos de fin de curso que van en la línea de la propuesta sindical.

En los próximos días y semanas habrá más centros que pondrán en marcha sus estudios presenciales. Y parece que, según los datos, tienen intención de seguir la misma línea de dichas propuestas.

En cualquier caso, estarán vigilantes para asegurar que el retorno a los centros escolares, se lleve a cabo con garantías sanitarias; en caso contrario, anuncian movilizaciones, iniciativas y herramientas necesarias, hasta que haya garantías para la salud de trabajadoras/es y alumnado.

Denuncian que de cara a este atípico final de curso el Gobierno está tomando constantemente decisiones unilaterales no consensuadas con los agentes educativos. Y que bajo el pretexto de la autonomía de cada centro, pretende dejar en manos de cada centro la responsabilidad y el peso de las condiciones del retorno presencial.

Exigen finalmente que el Departamento de Educación negocie y acuerde con la representación de las trabajadoras la planificación y las condiciones de inicio del próximo curso escolar, así como las medidas y protocolos de seguridad y salud necesarias.

Fuente: Redacción UyL. LAB