Compartir

Desde hace una semana, tras las medidas anunciadas por el gobierno de Lenin Moreno, Ecuador se moviliza en contra de los recortes y la denominada “ley Humanitaria” que no lo es tanto.

Este lunes amaneció con el llamado de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) a rechazar en las calles las reformas laborales establecidas en la ley, a exigir la derogación del Decreto Ejecutivo 1053, el reintegro de los trabajadores despedidos en el Sector Público, el respeto al presupuesto en las universidades públicas y el fortalecimiento de la seguridad social.

La convocatoria era para trabajadores/as pero también para el pueblo en general, pues es la clase obrera y las capas populares quienes van a sufrir directamente las duras medidas legislativas a favor de los patronos y las grandes fortunas del País.

Desde primeras horas de la mañana decenas de personas se congregaron en los exteriores de las oficinas de la Caja del Seguro del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), en el centro de Guayaquil, respondiendo al llamamiento de la protesta.

La convocatoria fue simultánea no sólo en Quito (centro) sino en varios lugares más como Babahoyo (centro); Milagro (centro); Esmeraldas (norte); Ibarra (norte); La Troncal (centro); Santo Domingo (norte); Lago Agrio (norte); y otras ciudades del país.

"No nos vamos a enfrentar a la Policía porque esa no es nuestra línea; pero sí demostrarles que al día de hoy la Central Unitaria de Trabajadores [CUT], los trabajadores, los maestros, los campesinos y todo el pueblo ecuatoriano está más firme que nunca defendiendo su derechos", proclamó Richard Gómez, presidente de la CUT, durante la protesta. Gómez también afirmo que no por el problema sanitario van a dejar de reclamar sus derechos. No en vano en su página web afirman “tus derechos laborales no están en cuarentena”. Durante la manifestación también se exigió la dimisión de la ministra de Educación, Monserrat Creamer, y la salida del presidente artífice de las medidas contra la clase obrera.

Igualmente anunció en nombre de la CUT que interpondrán acciones legales de protección ante la Corte Constitucional cuando se publique la citada ley.

Vemos como pese a la pandemia, la lucha de clases no se confina. Sin temor a un virus del que se puede salir con medidas sanitarias y políticas sociales, pero enfrentando al virus capitalista del que no se sale sin luchar.

 

 

Redacción UyL