Compartir

 

Hemos llegado a una cifra record de desempleo, tanto en términos temporales como en destrucción neta de empleo, con una subida alarmante de la pobreza, con 1,1 millones de familias que tienen a todos sus miembros en paro y más de 600.000 hogares sin ningún ingreso, con una escalada represiva y más de 800.000 sanciones a la población, con un déficit de servicios públicos fruto de años de privatizaciones que han diezmado a la población más vulnerable y ante la ya anunciada recesión de la economía y contracción del PIB, no vamos a quedarnos impasibles ante el plan de la oligarquía para que nuevamente sea el pueblo trabajador quien pague la crisis capitalista. Todos nuestros derechos están amenazados en este momento; todos los ganamos luchando y todos los podremos perder si no los defendemos con todas las herramientas que tengamos a nuestro alcance.

Nos sobran los motivos para la realización de las concentraciones en Las Palmas, Tenerife, Almería, Granada, Aguilar de la Frontera, Puente Genil, Málaga, Huelva, Cádiz, Sevilla, Murcia, Alacant, Valencia, Barcelona, Olot, Lleida, Madrid, Barakaldo y Casteldefells. Movilizaciones en la reivindicación y exigencia de trabajo digno, derechos, servicios públicos y un plan urgente de emergencia social.

El estado de alarma, no ha supuesto la suspensión de ningún derecho fundamental y la realización y ejercicio de un derecho fundamental es en la actualidad perfectamente compatible con la situación sanitaria actual y con la fase de prevista por las autoridades, no existiendo motivo de salud pública que limite dicho ejercicio. No obstante, se realizaran con la adopción de medidas sanitarias para garantizar la integridad de quienes participen y de terceros. Entre ellas: un máximo de 50 personas , con la distancia mínima de 2 metros y equipadas todas ellas con mascarillas .

SOLO EL PUEBLO ORGANIZADO SALVA AL PUEBLO.

LA CRISIS CAPITALISTA QUE LA PAGUEN LOS RICOS Y NO LA CLASE OBRERA