Compartir

 

El ejemplo de esta lucha en la que están inmersos las trabajadoras y trabajadores de las Residencias de Ancianos de Chicago (Illinois) trasciende el marco de su lucha. Organizados sindicalmente defienden sus derechos laborales frente a una patronal que no tiene límite en su sed de explotación para incrementar sus beneficios, pero también levantan una amplia alianza social para armar una potente ofensiva obrera y popular que defienda el derecho de las personas mayores a ser tratados con respeto y una calidad mínima de servicio.

Las personas usuarias de las prestaciones sanitarias y sociales ni somos mercancía, ni un vale para engordar la tasa de ganancia de unos empresarios que solo miran por la rentabilidad de su negocio.

La necesidad del momento es interpretar la realidad como la hacen los compañeros y compañeras de Chicago, en clave de lucha de clases, defendiendo el papel protagónico del trabajo frente al capital, defendiendo lo público, exigiendo la reversión de todo lo privatizado y marcando el calendario con nuestra movilización y lucha.

Es ese el único camino, no hay posibilidad de ningún capitalismo de rostro humano, menos aun que lo gerencie la burguesía y sus gobiernos; seamos, pues, nosotros y nosotras quienes acabemos con este decrépito sistema capitalista que no solo nos niega un futuro con derechos, sino que, como ha quedado sobradamente demostrado, nos mata por ser trabajadores/as y pobres.

El día 8 de Mayo, como lo está el 9 para conmemorar la Victoria sobre el nazi-fascismo, está marcado en nuestro calendario para apoyar con todas nuestras fuerzas la lucha obrera de las trabajadoras y trabajadores de las residencias de Chicago, pero también al conjunto de la clase obrera de los EE.UU que tan firmemente está respondiendo a la patronal en estos momentos de emergencia sanitaria

Fuente: Redacción UyL. Diario de Illinois.