Compartir

 

Según denuncia del SAT  y la Asociación 25 de Marzo, la  agricultura Bio  puede estar    manchada de explotación, fraude y humillaciones. Lo que supone toda una hipocresía con relación a  los “ideales”  que  pretende representar y  transmitir. Las denuncias se acumularon en el año 2019 contra el buque insignia de la agroindustria BiO y  ahora se le suman las protestas por los despidos en la Finca de Pujaire.

 HaciendasBio y su marca #BIOVIO presume públicamente de ser la mayor productora del Estado español de Agricultura Bio. Esta empresa productora de fruta y verdura ecológica está participada por un Fondo Buitre (el grupo Agostini, vinculado a Atresmedia ) y es propietaria de 2.263 hectáreas de cultivo repartidas en 35 fincas ubicadas entre Cataluña, Canarias, Aragón, Andalucía y Extremadura,  se ha constituido en los últimos años como el conglomerado agroindustrial líder en España en producción ecológica. Su sede central se encuentra en la finca La Albuera, un paraje rústico situado entre Mérida y Esparragalejo  y  en plena campaña agrícola llegan a trabajar más de 1.500 personas. Ha recibido miles de euros de dinero público y  no cumple con la legalidad laboral, tanto en lo relativo a salarios de convenio ni al resto de condiciones laborales dignas,  según denuncian trabajador@s de varias de sus fincas en Almería y Extremadura.

El incumplimiento de los derechos laborales por parte de las empresas se ha normalizado, incluso a la vista de las autoridades españolas. Ese “hacer la vista gorda” ante las irregularidades  forma parte intrínseca  del milagro del campo  y  del  desarrollo de la agroindustria, también de la BIO.

En el caso concreto de Pujaire Almeria se cometen presuntamente algunos delitos, incluido el de odio, como muestran los testimonios del vídeo. Desde hace varios meses un grupo importante de trabajador@s de la finca de Pujaire Cabo de Gata-Níjar de Almeria, vienen luchando por que se respeten sus derechos como seres humanos y trabajador@s. La respuesta de la empresa ha sido despedir a un número importante de ell@s. 

Desde el SAT y Asoc. 25 de Marzo exigen  la readmisión de l@s despedid@s en Haciendas Bio y el cumplimiento de la legalidad laboral.  Denuncian que Bio Suisse, Demeter, Naturland, GLOBALG.A.P y otras certificadoras no pueden por error, acción u omisión seguir blanqueando la explotación laboral que se esconde en el sector BIO. 

También la organización campesina suiza UNITERRE, perteneciente a La Vía Campesina Europa, se ha sumado a las denuncias al  considerar  una vergüenza que en las fincas de empresas certificadas bajo la marca de BioSuisse no haya un control real de las condiciones de trabajo. No es admisible, añade esta organización suiza, que estos productores reproduzcan las mismas condiciones de trabajo precarias que prevalecen en la agricultura industrial, basadas en la explotación de una mano de obra migrante (Magreb y subsahariana). Y exigen un control eficaz de las condiciones de trabajo en Almería y otras regiones. 

Fuente: SAT