Compartir

Italia está sufriendo una terrible emergencia sanitaria con hospitales totalmente saturados, trabajadores y trabajadoras de la sanidad al límite, viviendo situaciones dramáticas debiendo elegir quien vive y quien muere ante la insuficiencia de centros hospitalarios o de Unidades de Cuidados Intensivos. Con el miedo y el peligro de contagio ante la deficiencia de material sanitario. Con trabajadores haciendo huelgas en Lombardia por la falta de seguridad en su trabajo. Con una sociedad atemorizada y arrinconada ante el miedo a perder el medio de subsistencia que supone su trabajo y el miedo a contraer el Coronavirus.

Ante esta situación de emergencia humanitaria, el gobierno italiano, como otros estados burgueses, está gestionando tarde y mal. El gobierno italiano reclamó ayuda económica y material sanitario a la Unión Europea para afrontar esta terrible crisis. Ante dicha petición, la UE decidió hacer oídos sordos y a posteriori negar esa ayuda. Por lo que, finalmente, deciden hacer una petición de ayuda a China, Cuba y Venezuela. Inmediatamente China envía ayuda a Italia. Ese es el motivo por el que se pudo ver, a través de algunos vídeos que circularon por las redes sociales, como desde algunos balcones de Italia sonaba el himno chino y gritos de "grazie China". ¡Qué bonita es la ternura de los pueblos!.

China está siendo un ejemplo a la hora de tratar la pandemia que vive el mundo. Construyendo dos hospitales para unas 2.000 personas en apenas unos días, reconvirtiendo hoteles o centros culturales en hospitales a toda velocidad, triplicando la fabricación de material sanitario como mascarillas y trajes, enviando personal médico por decenas de miles de toda China a las zonas más afectadas, implementado cuarentenas férreas en zonas donde aún no se conocían contagios, con cuarentenas en barrios, visitando y controlado censo en mano uno a uno a los vecinos y vecinas de las zonas afectadas, repartiendo alimentos en todas las viviendas de las zonas afectadas o regando de ayudas a todos los trabajadores y trabajadoras así como a todas las empresas que han tenido que cerrar por la pandemia. Cabe señalar que Corea ha implementado toda una serie de medidas parecidas y aun no se ha documentado ningún contagio. China, además, esta siendo ejemplo de solidaridad enviando material sanitario y profesionales a Italia. Y enviando toneladas de material sanitario que el estado español sabe que va a necesitar, puesto el número de contagios está creciendo aun más rápido que en Italia. Ya en las redes sociales de nuestros pueblos se empiezan a ver muestras de agradecimiento al pueblo Chino.

Mientras tanto, Alemania prohíbe la exportación de material médico provocando indignación de países como Suiza o Austria. A las claras, China envía millones de mascarillas y otro material como trajes a Corea, Irán, Italia o España, y Alemania roba casi 300.000 mascarillas que pertenecían a Suiza y Austria. Por su parte el Ministro de Salud Pública de Cuba, José Angel Portal Miranda, puntualizó ayer en una reunión con el Presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez, que desde el 25 de enero hasta la fecha se acumulan 470 ingresos y se encuentran en vigilancia por atención primaria 21.968 pacientes. El país caribeño ha tomado ya medidas contundentes, como conferencias informativas en las universidades del país, planes de contención de gran magnitud y otras medidas que se implementarán conforme se vayan desarrollando los acontecimientos. Al cierre de la reunión se encontraban ingresados para vigilancia epidemiológica 373 pacientes, de los cuales 145 son extranjeros y 228 cubanos. Con 22.000 pacientes en vigilancia y sólo 5 casos.

Cuba ya está cerca de poner el país "patas arriba" para combatir la pandemia, enorme diferencia con un estado español que con cientos de contagios seguía sin vigilancias y celebrando todo tipo de eventos multitudinarios como si nada. Cuba, además, está enviando médicos y material a multitud de países. Como sabrá el lector no es la primera vez que esto sucede, ni siquiera es la primera vez que Cuba envía ayuda al llamado primer mundo. Recordemos aquella campaña de alfabetización en barrios paupérrimos de Sevilla. Además, ayer mismo Cuba acogió un crucero británico con personas enfermas de Coronavirus. China y Cuba están demostrando unos valores solidarios que son ejemplo para los estados y sociedades capitalistas. La solidaridad es la ternura de los pueblos, crece ante la adversidad, crece ante la insolidaridad y el derrumbe de la UE. La solidaridad humana es un principio ético y moral revolucionario que se manifiesta con sensibilidad, generosidad, hospitalidad, respeto mutuo y ayuda a otros. Cuba y China están demostrando tener un alto sentido de la dignidad humana frente a la indignidad del decrépito capital occidental. Vienen tiempos difíciles con estado de alarma, emergencia sanitaria, humanitaria, económica, social o política, con muchos miedos y mucho sufrimiento por delante. Sin embargo, con toda la multicrisis que estamos viviendo en éstos dias, le van a seguir estallando contradicciones al capitalismo occidental como si de una mascletá se tratara. Está cambiando todo muy rápido. Es el deber de todo comunista confrontar política e ideológicamente en todas las contradicciones para hacer avanzar nuestras posiciones hacia la revolución socialista. Vienen tiempos difíciles, tiempos de revolución, porque ninguna revolución fue fácil. Más que nunca, SOCIALISMO O BARBARIE.

La ternura de los pueblos