Compartir

Ante la situación de alarma generada y decretada por el Covid-19 , a través de la cual obligan a parte de la población a quedar encerrada en sus casas, con incluso la amenaza de ser sancionados o represaliados por incumplimiento, se da la paradoja de que el gobierno sigue permitiendo el funcionamiento de los centros de trabajo y la exposición masiva en ellos. Millones de obreros y obreras han salido y se han trasladado a sus lugares de trabajo sin ninguna medida de seguridad ante el posible de contagio, lo cual demuestra que en esta situación, como en otras, los privilegios según a qué clase social pertenezcas están muy presentes.

La clase obrera ante la amenaza más o menos cierta de un posible contagio debe exigir que se les dote de todas las medidas de protección técnicas y humanas. La iniciativa de huelga adoptada por los trabajadores de Mercedes-Benz de la factoría de Vitoria, así como las y los obreros de IVECO (Madrid), AIRBUS (Getafe), las cuatro plantas de Renault en España, y en general, la clase obrera del sector de la automoción en España, es un ejemplo a seguir por toda la clase obrera del estado.

Ni una obrera u obrero en peligro de contagio, hoy la huelga general es necesaria para mantener la salud de la clase trabajadora.

El PCPE hace un llamamiento a todos los comités de empresas y al conjunto de los trabajadores a manifestar ante la patronal y el gobierno su decisión de ir a la huelga, si no están garantizadas las condiciones de protección necesaria ante un posible contagio. Hay que exigir responsabilidades a este gobierno que pretende que sigamos jugándonos nuestra salud para enriquecer a la patronal.

Juan J. Sánchez.