Compartir

La situación en Sudán ha sido muy tensa en las últimas semanas después de que el gobierno decidiera poner fin al subsidio a los carburantes, lo que he llevado a una subida de precios insostenible para las capas populares del país.

Las movilizaciones populares de protesta, que han ido elevando el nivel de sus demandas hasta exigir la caída del gobierno, han sido contestadas con fuerte represión, que incluye asesinatos de manifestantes y encarcelamientos masivos de opositores al gobierno de Omar al-Bashir. Varios dirigentes y militantes del PC Sudanés fueron arrestados y detenidos ilegalmente, pero gracias a la campaña internacional de solidaridad, están ahora en libertad, a pesar de que la situación en el país dista mucho de haberse apaciguado. Tras la independencia de Sudán del Sur en 2011, Sudán sigue inmerso en graves problemas económicos y sociales que afectan fundamentalmente a las capas obreras y populares, que en esta ocasión parecen decididas a terminar con al-Bashir.