Compartir

El pasado mes de noviembre en la ciudad de La Habana, se celebraba el Encuentro Antiimperialista de Solidaridad por la Democracia y contra el Neoliberalismo, donde más de 1300 representantes de 789 organizaciones de solidaridad, redes, plataformas y organizaciones regionales y globales, de partidos políticos (entre ellos el PCPE, con una delegación de nuestra Secretaría de Antiimperialismo), parlamentarios e intelectuales, de 86 países.

Este encuentro se realiza en una etapa actual de la lucha de clases agudizada y acelerada, que enfrenta a un imperialismo en crisis que necesita recurrir a métodos cada vez más violentos frente a las movilizaciones populares masivas y la resistencia de los pueblos que construyen el socialismo, o que sufren la agresión y hostigamiento por parte de las principales potencias imperialistas mundiales.

Más allá del intercambio de ideas, dicho encuentro ha dejado un programa con una batería de más de 30 puntos que deben de insertarse en la agenda de todas las organizaciones revolucionarias y antiimperialistas. 

Entre ellos: la solidaridad con Cuba socialista y la denuncia del bloqueo; la solidaridad con Venezuela bolivariana; el saludo a la unidad y solidaridad de America Latina y El Caribe, así como su proclama como Zona de Paz frente al imperialismo yanki, que busca recuperar la Doctrina Monroe como modelo de relaciones políticas; el apoyo a la victoria electoral de Evo Morales en Bolivia (días después sería objeto de un golpe de estado militar financiado por EEUU), la denuncia de los gobiernos títeres del imperialismo norteamericano, el apoyo a la lucha de los pueblos palestino y saharaui, la denuncia de las sanciones a RPD de Corea, la condena de la campaña anticomunista en Europa, así como a sus políticas migratorias; la lucha por la defensa de nuestros recursos naturales y el planeta, etc...

El movimiento antiimperialista mundial, se marca así unas tareas comunes sobre las que tiene el principal reto de levantar una respuesta inmediata, coordinada y efectiva, que oponga una alternativa a la violencia imperialista y sea expresión de la solidaridad y el avance de los pueblos por su soberanía. 

Desde el PCPE planteamos la propuesta de un Frente Mundial Antiimperialista, que debe ser la expresión práctica de estas premisas, y por ello venimos insistiendo fuertemente en ello desde la dirección central del Partido, en cada comunicado e intervención, pero también en toda nuestra actividad internacional, encuentros y trabajo conjunto con otros partidos hermanos y organizaciones.

Hasta la victoria siempre. ¡Venceremos!

Francisco Valverde