Compartir

Trump y todos sus títeres en América latina: Bolsonaro, Piñera, Macri o Duque tienen muchas afinidades políticas e ideológico-culturales. Entre ellas su acérrimo anticomunismo, su racismo, su misoginia, su militarismo, su fanatismo patriotero y su total desprecio a los fundamentos científicos del ecologismo.

Son los sanguinarios imperialistas, criminales fascistas, saqueadores, usureros, explotadores terroríficos, son éstas alimañas imperialistas quienes agreden impunemente a los llamados “gobiernos de izquierda o progresistas” instalados en América Latina y el Caribe.

La bestia, el imperialismo yanki, está agudizando su reconquista de América latina. Con todos sus organismos estatales y paraestatales. Van con todo: la CIA, USAID, la OEA, el grupo de Lima, el FMI, el Banco Mundial... Generando caos y destrucción. Pero ese caos está bajo un orden: el saqueo. A éstas alturas resulta ya más que evidente la agresividad de la maquinaria burocrático-militar de los Estados Unidos y todas sus agencias paraestatales, así como su brazo económico con el FMI o el BM y sus títeres políticos contra los gobiernos de izquierdas americanos para defender sus intereses y preservar sus correspondientes cuotas de poder económico, político, social e ideológico-cultural. Agresiones constantes contra Cuba, Venezuela, Nicaragua, Bolivia, Ecuador, Brasil, Haití, el Salvador... EEUU hace tiempo que le declaró la guerra a América Latina.

Es vital defender la soberanía de los pueblos y levantar un Frente Mundial Antiimperialista. La solidaridad internacionalista sin prejuicios de ningún tipo con todas las víctimas de los criminales imperialistas. No hay antifascismo posible sin internacionalismo. Caminemos hacia una sociedad de personas libres e iguales, con justicia social y solidaridad internacionalista. Más que nunca. Socialismo o barbarie.

MANU