Compartir

ENGELS: “TEORÍA DE LA VIOLENCIA”

El sometimiento del hombre a la servidumbre, cualquiera que sea la forma que presente, presupone en el avasallador la posesión de los medios de trabajo sin los cuales el sometido no le serviría de nada, y en la esclavitud presupone además la posesión de los medios de vida indispensables para mantener al esclavo.

La violencia es hoy día el ejército y la marina de guerra [y la aviación y el espacio actualmente] y ambos cuestan, como sabemos por dolorosa experiencia, “montones de dinero”. La violencia está condicionada por la situación económica, que es la que tiene que dotarla de los medios necesarios para equiparse con instrumentos y conservar éstos.

ENGELS: INTRODUCCIÓN A LA OBRA DE MARX “LAS LUCHAS DE CLASES EN FRANCIA DE 1848 A 1850”

La época de los ataques por sorpresa, de las revoluciones hechas por pequeñas minorías conscientes a la cabeza de las masas inconscientes, ha pasado. Allí donde se trate de una transformación completa de la organización social, tienen que intervenir directamente las masas, tienen que haber comprendido ya por sí mismas de qué se trata, por qué dan su sangre y su vida. Y para que las masas comprendan lo que hay que hacer, hace falta una labor larga y perseverante.

ENGELS: “LA COMUNA DE PARÍS”

En un principio, por medio de la simple división del trabajo, la sociedad creó los órganos especiales destinados a velar por sus intereses comunes. Pero, a la larga, estos órganos, a la cabeza de los cuales figuraba el poder estatal, persiguiendo sus propios intereses específicos, se convirtieron de servidores de la sociedad en señores de ella. El Estado no es más que una máquina para la opresión de una clase por otra, lo mismo en la república democrática que bajo la monarquía; y en el mejor de los casos, un mal que se transmite al proletariado triunfante en su lucha por la dominación de clase.

“Dictadura del proletariado”: ¿queréis saber qué faz presenta esta dictadura? Mirad a la Comuna de París: ¡he ahí la dictadura del proletariado!

LENIN: “LA GUERRA DE GUERRILLAS”

El marxismo pisa sobre el terreno de la lucha de clases y no sobre el terreno de la paz social.

Cuando oigo a socialdemócratas declarar, arrogante y presuntuosamente: nosotros no somos anarquistas, no somos ladrones, no somos expoliadores, nosotros estamos por encima de eso y rechazamos la lucha guerrillera, me pregunto: ¿saben esas gentes lo que dicen?

Las huelgas, si se abandonan al curso natural de las cosas, se convierten en alianzas, en convenios entre obreros y patronos en contra de los consumidores. El parlamento se convierte en un burdel, donde una pandilla de politicastros burgueses al por mayor y al por menor comercia con la “libertad del pueblo”, el “liberalismo”, la “democracia”, el republicanismo, el anticlericalismo, el socialismo y demás mercancías al uso. Los periódicos se convierten en alcahuetes asequibles a todos, en instrumentos de corrupción de las masas, de burda adulación de los bajos instintos del tropel, etc., etc. [qué decir hoy de la televisión e internet]

LENIN: “EL ECONOMISMO Y EL TERRORISMO”

Los economistas y los terroristas rinden culto a dos polos opuestos de la corriente espontánea: los economistas, a la espontaneidad del “movimiento netamente obrero”, y los terroristas, a la espontaneidad de la indignación más ardiente de los intelectuales, que no saben o no tienen la posibilidad de ligar el trabajo revolucionario al movimiento obrero para formar un todo.

¿Dónde se ha visto que, por el único y solo hecho de dirigir la lucha sindical, se haya logrado transformar el movimiento trade-unionista en movimiento revolucionario de clases?

La conciencia política de clase no se le puede aportar al obrero más que desde el exterior, esto es, desde fuera de la lucha económica, desde fuera de la esfera de las relaciones entre obreros y patronos. Para aportar a los obreros conocimientos políticos, los socialdemócratas deben ir a todas las clases de la población, deben enviar a todas partes destacamentos de su ejército.

Todo secretario de trade-union sostiene y ayuda a sostener “la lucha económica contra los patronos y el gobierno”. Y nunca se insistirá bastante en que esto no es aún socialdemocratismo.

Debemos “ir a todas las clases de la población” como teóricos, como propagandistas, como agitadores y como organizadores. No es socialdemócrata el que olvida en la práctica que “los comunistas apoyan todo movimiento revolucionario”; que, por tanto, debemos exponer y subrayar nuestros objetivos democráticos generales ante todo el pueblo, sin ocultar ni por un instante nuestras convicciones socialistas. No basta titularse “vanguardia”, destacamento avanzado: es preciso también obrar de suerte que todos los demás destacamentos vean y estén obligados a reconocer que marchamos a la cabeza.

La política trade-unionista de la clase obrera es precisamente la política burguesa de la clase obrera.

LENIN: LA ORGANIZACIÓN “DE CONJURADORES” EL“DEMOCRATISMO”

La lucha espontánea del proletariado no se convertirá en su verdadera “lucha de clases” mientras esta lucha no sea dirigida por una fuerte organización de revolucionarios.