Compartir

Son tiempos de lucha, ni pensionistas, ni trabajadores, ni parados, ni estudiantes, ni en el primer mundo y menos aún en el tercero, que por cierto son los únicos mundos que quedan, están a salvo, ya no hay treguas, y la violencia del capitalismo en su fase imperialista nos exige lo máximo, es por eso que la formación, entendida como la preparación para la batalla, es tan importante para el partido, y más aún cuando el partido se encuentra en el camino al XI congreso del 2020, el congreso de la clase obrera para preparar el frente revolucionario.

La formación es preparar para la batalla, pero no cualquier batalla, nuestra lucha no se juega en las canchas de la burguesía, en la retórica de adecuar objeciones y propuestas a esta o aquella ley, no nos enfrentamos a los subalternos del sistema sino al mismo sistema, no peleamos sus faltas sino el juego mismo, y es por eso que nuestra batalla es ideológica, es para el combate contra la superestructura ideológica que encubre y justifica la miseria material del presente, para el combate contra la superestructura ideológica que ha puesto al futuro al borde de la extinción, para la que nos preparamos. Y en la pasada escuela Trifón Medrano del pasado 12 y 13 de octubre en Alicante, un centenar de camaradas, con una notable presencia de jóvenes se preparó en esta crucial batalla del presente, en la la intervención en los frentes de masas, en la lucha de las mujeres trabajadoras y en el papel de nuestro partido, histórico en las luchas de nuestro país, junto con la presencia del delegado de la República Popular Democrática de Corea en España, desarrollamos una formación necesaria en el actual momento de la lucha de clases que debe desembocar en el XI congreso de 2020 para alumbrar el programa revolucionario que emancipe a la clase obrera y a todos los sectores populares y oprimimos. Esta es la vida del Partido, que como organización consciente de la clase obrera se desarrolla en cada uno de los frentes y luchas que la clase obrera y las masas populares viven cotidianamente.