Compartir

La lucha es una constante tan histórica como vital, y no porque en la vida haya una época para luchar y otra para descansar, no ocurre así en la historia y tampoco en la vida, de lo contrario no hablaríamos de una constante, la lucha es la capacidad que se tiene para oponerse a toda forma de negación, de urgencia y de necesidad, y en estos tiempos convulsos, los pensionistas de este país nos lo demostraron una vez más.

Hombres y mujeres que durante toda su vida han trabajado y peleado por su trabajo, sacando adelante vidas y generaciones, lo siguen haciendo, y desde los cuatro puntos cardinales de nuestra explotada y maltrecha geografía han levantado columnas de solidaridad, compromiso y lucha. Una vez más los mayores nos han enseñado que la lucha constante y sin descanso es la clave sobre la que se vertebra toda dignidad, en sus curtidas manos no hay espacio para el “esto es así y no se puede cambiar”, porque precisamente ellos mejor que nadie saben que ningún derecho ha sido regalado y todo avance ha sido una conquista hija de una lucha que empezó con todo su contra. Los pensionistas no se rinden porque su pensión no es la del retiro sino la de la lucha, la de la lucha de toda la clase obrera. Porque la lucha de las pensiones es la lucha de los salarios frente a las ganancias, de la productividad frente a la acumulación, del proletariado frente al capitalista. Y así es como desde Norte, Sur, Este y Oeste una multitudinaria fuerza proletaria de jubilados y pensionistas, acompañados de trabajadores, parados y estudiantes ocuparon Madrid bajo las banderas de la conciencia obrera, unidos, hacia el centro neurálgico de la política del estado, frente a ellos, las fuerzas de orden del estado burgués, que como es habitual, su obediencia y brutalidad siempre se ejerce sobre el pueblo trabajador, ni con las canas a las que todos debemos respeto, ni las fórmulas más básicas de humanidad, aparecen en la policía cuando a quien hay que reprimir es a la clase obrera, qué diferentes se ven sin embargo cuando es la burguesía la que se manifiesta.