Compartir

La segunda jornada del Encuentro Antimperialista de Solidaridad, por la Democracia y contra el Neoliberalismo estuvo marcada por la entrega a Gleisi Hoffmann, presidenta del PT de Brasil, de 2 millones 061 mil 565 firmas del pueblo cubano, por la libertad de Luiz Inácio Lula Da Silva

Palabras de Gleisi Hoffmann, presidenta del Partido de los Trabajadores de Brasil (PT)

Es una alegría y también una esperanza participar en este encuentro aquí en Cuba y principalmente recibir este regalo tan precioso del pueblo cubano para el presidente Lula.

Estamos aquí con una delegación muy representativa de Brasil.

(Hace mención de ellos)

Una delegación muy representativa de nuestro país, por el Partido de los Trabajadores y creo que en nombre de todas las entidades y los partidos aquí presentes, saludamos con entusiamo a la Revolución Cubana.

60 años de resistencia y lucha contra el imperalismo, el neoliberalismo y por la democracia.

Agradecemos a Cuba por ser un faro que nortea en la lucha por la determinación de los pueblos, por sus derechos, en un mundo tan desigual que concentra las riquezas y excluyente que hoy vive la fase más perversa del capiatalismo, su financiarización.

Agradecemos a esta pequeña isla, pero enorme en sí, por su generosidad, por la solidaridad que siempre ha dado a los pueblos del mundo. Nunca esqueceremos el bien que han hecho al pueblo brasileño, cuando enviaron a miles de médicos cubanos a servir a nuestro pueblo.

Hoy infelizmente más de 60 millones de brasileños y brasileñas no cuenta con asistencia básica de salud, por la persecución insana y facistoide de los cubanos por un hombre que llegó de forma ilegítima a la Presidencia de la República, Jair Bolsonaro.

Tampoco nunca olvidaremos este gran regalo y este gran acto que nos da el pueblo cubano. Más de 2 millones de firma recogidas en apenas 14 días, reclamando la libertad de nuestro mayor líder político popular, el compañero Luiz Inácio Lula Da Silva.

Agradezco al ICAP, a la Central de los Trabajadores de Cuba, a la Fedearción de Mujeres Cubanas, a todas las organizaciones que forman parte del Comité de Solidaridad en pro de liberación de Lula, al Comité Central del Partido Comunista de Cuba.

Agradecemos de corazón y estamos muy sencibilizados por toda esta solidaridad. Cuba tiene 11 millones de habitantes y nos ha entregado el 20 por ciento de las firmas de sus habitantes.

La lucha por la libertad de Lula, es lucha por la libertad del pueblo brasileño y de Brasil, libertad de las garras del neoliberalismo, del autoritarismo y de la destrucción del estado brasileño.

Han criminalizado, culpado y condenado no a un hombre sino a un proyecto de desarrollo de país, que comenzaba a dar salida económica y social a la mayoría pobre de nuestro país.

Lula ha sido condenado sin pruebas, en un proceso manipulado y altamente politizado, conducido por juez entrenado por el Departamento de Justicia norteamericano, que después de hacer el servicio de condenar a Lula ganó como premio el Ministerio de Justicia, del presidente que él ayudó a elegir, al sacar a Lula de la disputa electoral.

Ese mismo individuo, Sergio Moros, con su grupúsculo hicieron todo lo posible por perseguir a Lula y entregar la mayor riqueza de nuestro país, nuestro petróleo, a los intereses extranjeros a la voracidad imperealista estadounidense.

No fue por otro motivo que la piedra angular de la operación Lava Jato fue la Petrobras, nuestra Empresa de Petróleo, con el pretexto de recuperar 6 millones que había que recuperar, por ejecutivos en actos de corrupción.

Hicieron que la empresa pagara una suma extemadamente alta a empresas norteamericanas. Abrieron sus informaciones extratégicas al Departamento de Justicia de los Estados Unidos y cambiaron el marco de explotación del petróleo, nuestra mayor reserva, quitando la Petrobras como operadora única.

En un esfuerzo criminal construyeron con el delator que mintió que hoy goza de su fortuna y libertad una relación falseada de Lula con los desvíos de la Petrobras.

Se realizaron otras acusaciones a Lula sin tener relación directa con los hechos, criminalizando políticas de gobierno como las cooperaciones de créditos de nuestro Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social, nuestro Banco de Fomento y han hecho esto principalmente con las cooperaciones internacionales como préstamos a Angola e incluso hasta préstamos a Cuba en el caso del puerto del Mariel.

Aquí ha habido un ataque a la política internacional de nuestro gobierno, porque a Lula junto a otros líderes internacionales, hozó cambiar el orden político internacional, la creación del Britt, la Unasur, de la Celac, del fortalecimiento de la relación Sur-Sur.

Todo ello no se hizo fácilmente debido a los intereses de los norteamericanos. Esto está siendo desenmascarado todos los días por las revelaciones de periodista Glenn Greenwald. Queda cada vez más claro su lado político y papel de servir a la derecha y a los intereses norteamericanos y eso desafortunadamente ha traído mucho dolor al pueblo brasileño desde el golpe contra la presidenta Dilma.

Lo que estamos viendo en el país es quitarle los derechos. Hoy tenemos 12 millones y medio de desempleados, una caída brutal del salario de los trabajadores, la desigualdad creciendo y el hambre ha vuelto.

En Brasil estamos viviendo la combinación perfecta de las fake news y el estímulo a la violencia para que la política neoliberal pueda retomar su posición en la conducción del estado pero hay resistencia y lucha, siempre fortalecida por el apoyo y la solidaridad de todos los presentes aquí, nos da fuerzas para continuar adelante y nos da la dimensión de la lucha mayor del pueblo latinoamericano.

La victoria de Obrador en México, de Alberto y Cristina en Argentina, de Evo en Bolivia, el pueblo en las calles de Ecuador y Chile, el resultado electoral en la capital colombiana, la resitencia del pueblo venezolano y cubano, todo ello nos muestra el camino a seguir. Persistencia firme y unidad de la izquierda para barrer todas las injusticias en el mundo.

El destino de Lula está en esta marcha, junto con el pueblo, los movimientos sociales, con los progresistas. El día 7 se realizará un jucicio importante. Una acción directa de constitucionalidad, presentada por nuestros compañeros del Partido Comunista de Brasil, que pretende revertir las condenas y juicios de segunda instancia. Este juicio es más importante para la democracia y para el pueblo brasileño que para Lula propiamente dicho.

Queremos retomar lo que dice la Constitución que fue modificada para perjudicar a Lula, pero perjudicó también a la democracia brasileña. Queremos que la sentencia firme vuelva nuevamente. Solamente será la última instancia quien pueda condenar.

Lo que nosotros queremos para Lula es un juicio de habeas corpus contra el juez Sergio Moros, por la anulación de su sentencia. Queremos libertad plena para Lula, por sus derechos políticos, sin ello la democracia formal no será restablecida en todo Brasil, y queremos todavía más: queremos nuestro país para nuestro pueblo. Queremos nuestros países para nuestros pueblos. Queremos una democracia efectiva, aquella que garantiza los derechos fundamentales, que garantiza la vida, la democracia que garantiza trabajo, acceso a la tierra, a la casa, a comida. Son derechos fundamentales de todo ser humano.

El capitalismo apunta sus dedos para los gobiernos de izquierda, denominándoles autoritarios, como si la democracia fuese inherente al sistema capitalista. Capitalismo y democracia siempre han sido contradictorios, basta recordar que la cuna del capitalismo fue la Inglaterra victoriana que no tenía nada de democrática, además de que en la democracia formal de la época solo los propietarios votaban.

Es bueno recordar que las mujeres en Inglaterra democrática comenzaron a votar en 1928....

Palabras de Ulises Guilarte, miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba y secretario general de la Central de Trabajadores de Cuba.

Camaradas de lucha:

Una causa noble y justa nos convoca nuevamente a expresar nuestro compomiso militante en defensa a la fidelidad de las ideas y los sentimientos de rebeldía ante la falsedad y la manipulación.

El mundo ha sido testigo hace más de un año y medio de las injusticias cometidas contra el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula Da Silva por parte de la derecha oligárquica de su país, que sienten temor a su liderazgo integracionista, humanista y latinoamericanista.

Desde abril del 2018 Lula está preso por delitos que no cometió. Es víctima de la persecución judicial, mediante un entramado legal amañado y corrupto, que tiene hoy como principal representante al presidente Jair Bolsonaro, cuyo gobierno muestra una total subordinación a la Casa Blanca.

Reprime y elimina consquistas sociales del pueblo brasileño y ataca con cínicas declaraciones a la Revolución Cubana y a sus colaboradores de la salud.

Lula es un líder obrero, fundador del Partido de los Trabajadores. Ha crecido en el fragor de las luchas hasta convertirse hoy en un estadista de talla mundial. Implementó con éxitos políticas sociales en apenas 8 años de gobierno que nunca antes lograron las élites dominantes que gobernaron Brasil.

Durante este tiempo e prisión, quienes lo acusan no han podido presentar una sola prueba en su contra. Su firme resistencia ratifica la digna posición de no aceptar prisión domiciliaria hasta que no sea absuelto totalmente.

Ello ha acrecentado la admiración y la conciencia de las fuerzas progresistas en Brasil y en el mundo. En la urgencia de cohersionar nuestras organizaciones y métodos de lucha contra la injusticia histórica de que es víctima Lula.

En esta dirección, fiel al sentido de justicia y solidaridad de la que los cubanos en las más difíciles condiciones siempre hemos respondido desarrollamos a lo largo y ancho del país, otra batalla por la verdad al recorrer en solo 13 días, 2 millones 061 565 firmas que nuestro pueblo refrendó como testimonio del respaldo a la inmediata e incondicional liberación del compañero Lula, las que entregaremos hoy a la delegación brasileña que nos acompaña en este evento.

Embargado en la convicción profunda de que en ellas estará representado también la solidaridad militante de todos los aquí reunidos.

Fidel siempre nos enseñó que solo los que luchan y resisten tienen derecho a la victoria. Así también piensa y actúa el compañero Lula.

Invitamos entonces al compañero Fernándo González LLort, héroe de la República de Cuba, presidente del Comité por la libertad de nuestro hermano entrañable Luiz Inácio Lula Da Silva e integrado por todas las organizaciones políticas, de masas y sociales, que luchamos por la libertad del líder del pueblo brasileño y también de América Latina y el Caribe, el compañero Lula, a que entregue el cuadro que dejará plasmado para la historia, el testimonio del simbolismo de la solidaridad mundial de este momento.

Gritemos entonces todos: ¡Lula Libre! ¡Lula Libre!.

Desarrollan acto en solidaridad con el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva

Presiden el acto en solidaridad con el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, los miembros del Buró Político del Partido Comunista de Cuba, Ulises Guilarte, secretario general de la Central de Trabajadores de Cuba y Teresa Amarelle, secretaria general de la Federación de Mujeres Cubanas; Víctor Gaute López, miembro del Secretariado del Comité Central del PCC y jefe de Departamento Ideológico.

Presentes también, miembros del Comité Central, del Consejo de Estado y las organizaciones políticas y de masas de Cuba.

Más de dos millones de firmas fueron aportadas por el pueblo cubano para demandar la liberación del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva y fueron entregadas a la delegación brasileña, encabezada por Gleisi Hoffmann, presidenta del Partido de los Trabajadores. Vale destacar que las firmas de los cubanos que fueron recolectadas en menos de 14 días.

La presidenta del PT agradeció la iniciativa de Cuba y manifestó que «Esta lucha apoyada nos da fuerte para seguir adelante y nos da una perspectiva del apoyo tambien de América Latina».

En el panel «Desafíos para una articulación solidaria de nuestras luchas» las intervenciones de cada uno de los panelistas gira en torno a la siguiente interrogante: ¿Cuáles son los desafíos ideológicos, comunicacionales y organizativos que enfrentarnos en la articulación de nuestras luchas?

El panel cuenta con importantes personalidades como el expresidente de Paraguay, Fernando Lugo; la presidenta del Partido de los Trabajadores de Brasil, Gleisi Hoffmann; el expresidente del Salvador, Salvador Sánchez Cerén, y el primer ministro de San Vicente y las Granadinas, Ralph Everard Gonsal; además de altos representantes de Francia y Jamaica. 

De igual modo integran el panel, César Navarro, ministro de Minería y Metalurgia; Raúl Suárez, del Centro Martin Luther King; Fernando González, presidente del ICAP y Ulises Guilarte de Nacimiento, secretario general de la CTC.

El debate lo inició la representante de la Jornada Continental, Jordania Ureña, quien expresó que hoy «la derecha invade nuestras sociedades con el discurso del miedo y del odio».

Añadió que es necesario organizarnos para lograr poder popular desde una perspectiva antipatriarcal y que la comunicación política es esencial para la articulación de los movimientos sociales.

La activista también comentó que el Fondo Monetario Internacional ha regresado con políticas neoliberales que ahogan a los más desposeídos y que las empresas trasnacionales juegan un papel esencial en la violación de los derechos de los pueblos.

«La unidad es clave para enfrentar las fuerzas de la muerte, ni un paso atrás, seguimos en lucha», concluyó.

Fotos: Endrys Correa Vaillant


Publicado el 2 de noviembre de 2019 en http://www.granma.cu