Compartir

 

Sobran universitarios

En España existe un gran desajuste entre la educación y el sistema productivo. Prueba de ello es que en 2016 había 11 millones de titulados superiores para solo 6 millones de puestos de trabajo para ese nivel de formación1. Como consecuencia, un 30’5% de los titulados universitarios no ha conseguido un empleo acorde a su formación cuatro años después de terminar la carrera2. Según el Informe Infoempleo Adecco 2018, las ofertas de empleo que requerían un título de Formación Profesional (grado medio y superior) llegaron al 42’3%, superando por primera vez a las que requerían un grado universitario (38’5%). Es más, el Centro Europeo para el Desarrollo de la Formación Profesional (CEDEFOP) estima que en 2025 el 50% de los empleos ofertados en España corresponderá a cualificaciones intermedias y requerirán un mínimo de FP medio o superior; según la ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, “hoy en día, solo contamos con un 25% de profesionales con estos niveles de cualificación” (Ministerio de Educación y Formación Profesional, 2019).

El gobierno aplica medidas para fomentar la FP

Si bien el mercado de trabajo no ha variado sustancialmente, se está evidenciando la mayor idoneidad de formar a más jóvenes en FP para adaptarlos a las necesidades del mercado. Es por esto que el gobierno se dispone a dar un gran impulso a la FP. En la intervención citada anteriormente, la ministra Isabel Celaá afirmaba que el objetivo del gobierno es ampliar la oferta de FP con la creación de entre 250.000 y 300.000 nuevas plazas en los próximos 5 años, habiéndose matriculado en 2018 más de 838.000 estudiantes, un 54,8% más que 10 años atrás3. También señala que el Ministerio de Educación ha empezado a diseñar 80 nuevos títulos de FP y cursos de especialización, así como a actualizar los ya existentes. Como colofón, reveló que están trabajando en una nueva Ley de Formación Profesional y un real decreto de FP Dual. Al mismo tiempo, hemos visto cómo desde hace años los sucesivos gobiernos del Estado español vienen dificultando el acceso a la enseñanza universitaria. Lo podemos ver en el aumento de las tasas para matricularse, la reducción de la cuantía de las becas, el acaparamiento de la oferta por parte de las universidades privadas y el decreto 3+2, actualmente paralizado, que supondría que los estudiantes cursen tres años de grado y dos de máster, con la consecuente reducción del valor de un graduado universitario y el gran aumento del precio de la carrera.

Un nuevo modelo: la FP Dual

¿Qué es la FP Dual?

Dentro del impulso que el gobierno pretende dar a la FP destaca el modelo Dual. Se trata de un modelo complementario a la FP ordinaria, se puso en marcha en el curso 2012-2013 como parte de la LOMCE y cualquier estudiante de FP puede entrar en él. Se fundamenta en la combinación de la formación teórica en el centro de estudios y la práctica en la empresa de manera simultánea, a diferencia del modelo ordinario, donde toda la formación es impartida por el centro educativo y la empresa solo se hace cargo del módulo de Formación en Centro de Trabajo (FCT), consistente en cuatrocientas horas de prácticas en la empresa tras terminar las clases. En la FP Dual las horas en la empresa serán, como mínimo, el 33 % del total (entre 660 y 800 horas).

En cuanto a la remuneración, en la FP ordinaria los alumnos pueden trabajar sin cobrar ni un céntimo en todo el Estado. En cambio, en la FP Dual esto depende del territorio. Los alumnos jugarán el papel de mano de obra barata en el mejor de los casos y gratuita en el peor, ya que la normativa, a nivel estatal, no establece la obligación de retribuir el trabajo de los alumnos en la empresa ni pagar la cotización a la Seguridad Social, sino que cada comunidad autónoma tiene la potestad de establecer su normativa propia a este respecto. Pongamos algunos ejemplos: en Murcia, la retribución mínima mensual será equivalente al 80 % del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM), es decir, actualmente 430 € para jornada completa y una cantidad proporcional para un menor número de horas; en Madrid será de 300 € para alumnos de Grado Superior y de 200 € para Grado Medio; en Cataluña será equivalente al valor del IPREM (actualmente 532 €); en Andalucía no hay retribución mínima obligatoria, los alumnos podrán trabajar gratis (datos obtenidos de las páginas web de las Consejerías de Educación). En cualquier caso, estas cifras no se acercan ni de lejos al salario mínimo, aunque los alumnos acaben realizando prácticamente la misma labor que cualquier trabajador.

La FP Dual en España aún se encuentra muy poco desarrollada. Sin embargo, no ha dejado de crecer desde su implantación: entre 2012 y 2017, el número de alumnos cursando esta enseñanza se ha multiplicado por cinco, alcanzando los 240004. En otros países europeos el modelo dual tiene una larga trayectoria y una fuerte implantación5. En el caso de Alemania, considerada la punta de lanza de la Dual, desde que se implantó el modelo en 1969, el 50 % de la fuerza laboral se ha formado en él6.

Sistema de aprendices. Desmantelamiento educación pública.

El modelo alemán, en el que se inspira España, supone, en cierta medida, una vuelta al antiguo sistema del aprendiz que acude a un taller para aprender un oficio. En Alemania, los jóvenes que cursan FP Dual lo primero que deben hacer es presentarse a la empresa donde quieren realizar las prácticas y después, si son aceptados, se matriculan en el centro de estudios. Como comentábamos, una parte importante de la formación y del tiempo el alumno lo pasa en la empresa, con lo cual, se están traspasando competencias del sistema educativo a la empresa; se trata de una forma de privatización de la educación. Es más que probable que esta deriva se deba a que la red de centros educativos que existe actualmente sea, hasta cierto punto, prescindible para el capital, puesto que ha encontrado una forma de satisfacer, en parte, su necesidad de mano de obra cualificada formando a los trabajadores en la propia empresa y, de esta manera, puede eliminar una infraestructura que no le genera beneficios. No olvidemos que la eliminación de un servicio público que no es útil al capital es una tendencia que se da en todos los campos, lo podemos ver, por ejemplo, cuando se suprimen líneas de autobús alegando que son deficitarias, o cuando se quiere traspasar la gestión de las cotizaciones a la Seguridad Social a fondos de inversión privados.

¿Quién hay detrás de la Dual? Alianza para la FP Dual.

Por último, cabe preguntarnos qué fuerzas hay detrás del impulso a la Dual. Para hacernos una idea, podemos echar un vistazo a la Alianza para la FP Dual, una organización dedicada a promover este modelo en todo el Estado que ya cuenta con más de 1100 miembros: 647 empresas, 297 centros educativos, 136 asociaciones y 82 instituciones (Europapress, 2019). Según la página web de la Alianza, sus promotores son: la Fundación Bertelsmann, filial española de la alemana Bertelsmann Stiftung, que a su vez posee la mayoría de las participaciones del grupo Bertelsmann, un gigante de los medios de comunicación a nivel mundial que, por citar un dato, posee el 20,5 % de Atresmedia; la CEOE, la Cámara de Comercio y la Fundación de Princesa de Girona, estas tres últimas organizaciones patronales. Aparte de esto, su estructura de gobierno está compuesta por grandes monopolios como La Caixa, Repsol y Nestlé. Esto nos sugiere que, como podíamos imaginar, la voluntad de apostar por la FP -y concretamente por la Dual- que ha adoptado el gobierno procede de las aspiraciones del gran capital.

Jesús.


1 INE, Encuesta de Población Activa. Datos trimestrales.

2 INE 2016. Encuesta de Inserción Laboral de Titulados Universitarios.

3 Ministerio de Educación y Formación Profesional. Estadísticas de las enseñanzas no universitarias, cursos 2018-2019 y 2008-2009