Compartir

Una nueva fecha debe aparecer en los Anales de la Historia: El 19 de septiembre de 2019, el Parlamento Europeo aprueba una resolución con el voto mayoritario de las fuerzas reaccionarias, equiparando el fascismo y el comunismo.

Es la evidencia de la inmoralidad o amoralidad de las fuerzas políticas de este parlamento, que, defendiendo el capitalismo, no son capaces de asumir los dramas y tragedias que están ocasionando a la inmensa mayoría de la Humanidad. Un parlamento que fue creado para distraer la naturaleza imperialista de la Unión Europea, que carece de las más elementales funciones que cualquier órgano de representación popular debe tener, emite una vitriólica resolución que atenta contra la más elemental ética.

Incapaces estos “parlamentarios” de ocuparse de los problemas de las y los trabajadores y de las mayorías de las capas populares, que están padeciendo las consecuencias de la crisis general y sistémica del capitalismo, tratan de distraer la atención sobre los horrores que están ocasionando las guerras imperialistas que se promueven desde las propias instituciones de la UE y de los gobiernos que la componen.

No han tenido bastante con las mentiras que a lo largo de la Historia han generado para articular su dictadura, para ocupar países colonialmente, para imponer bloqueos y asediar a los pueblos, que, volviendo a atentar contra la verdad y la realidad de lo acontecido, revisan los hechos ocurridos hace 85 años: ¡A lo largo de este tiempo, les han estado engañando los comunistas!

Con este intento revisionista de la Historia, el capitalismo se quita el disfraz “democrático” y nos transmite su desesperación y miedo a que los pueblos vuelvan a ser protagonistas de su historia, y se organicen y luchen para conquistar su independencia, soberanía y libertad, que sólo el Socialismo se lo garantiza.

La hostilidad anticomunista de las distintas fuerzas que han apoyado tan miserable y estomagante resolución, disponen de un historial delictivo que no cabe ni en las disposiciones más graves de cualquier código penal. Si contabilizamos las víctimas de sus guerras y agresiones desde el final de la Segunda Guerras Mundial, nos encontraríamos con decenas de millones de muertos, que bien podrían incluso calificarse de asesinatos.

Los promulgadores de tan brutal resolución, son los mismos que comprendieron y silenciaron a los regímenes nazi/fascistas de las décadas del 20 y 30 del siglo pasado; son los mismos que apoyaron el régimen criminal del apartheid; son los mismos que mantienen a la criminal entidad sionista de Israel, que continúa la aniquilación y exterminio del pueblo palestino; son los mismos que toleran e incentivan a organizaciones racistas, xenófobas y ultraderechistas, con los que comparten gobiernos en algunos países; son los que (“humanitariamente”), bombardearon Yugoslavia, Iraq, Libia, Siria, etc.; son los que promueven sanciones y bloqueos contra los pueblos de Cuba, Venezuela, República Popular Democrática de Corea, entre otros; son los que desahucian y empobrecen a la clase obrera y los sectores populares; ¡SON LOS QUE PERMITIERON QUE LA UNIÓN SOVIÉTICA SE DEJARA 27 MILLONES DE MUERTOS EN LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL!, ¡SON LA ESCORIA Y SACAN ESTA RESOLUCIÓN!

El Secretariado Político del CC del PCPE, condena y denuncia la deplorable resolución de las fuerzas de la reacción en el Parlamento Europeo, y llama a la movilización popular y conciencia de clase para articular un frente de lucha que rompa definitivamente en el estado español con las herramientas y pilares que sostienen tan abyecto espacio, como son el Euro, la UE y la OTAN.

Asimismo, hacemos paralelamente un llamamiento a las organizaciones obreras y revolucionarias de los países miembros de la UE, para construir la alternativa que mande a estas hostiles fuerzas antipopulares al cementerio de la Historia. A los líderes revolucionarios, ¡LA HISTORIA LOS ABSUELVE! A los criminales, revisionistas, traidores, ¡LOS PUEBLOS Y LA HISTORIA, LOS CONDENARÁN! 

A 2 de octubre de 2019

Secretariado Político del CC del PCPE