ÚLTIMOS EDITORIALES

Compartir

Editorial Octubre 2019

LOS DEBATES CENTRALES DEL XI CONGRESO DEL PCPE

El XI Congreso del Partido abordará, desde una ambiciosa posición de avance, una serie de debates que son fundamentales para la consolidación y desarrollo del proyecto revolucionario del PCPE, para mejorar la intervención de masas y, también, para concretar las formas y los contenidos de la política de alianzas que permita conformar el bloque social y político necesario para cambiar la correlación de fuerzas con la clase dominante.

A continuación se exponen, de una forma sintética, las tesis fundamentales a debatir, que serán desarrolladas en los documentos de convocatoria congresual, que a principios de año estarán a disposición de la militancia y del entorno próximo al Partido.

El imperialismo como fase superior y última del capitalismo como formación sociohistórica. Fase de agotamiento de las formalidades democráticas, liquidación del derecho internacional y del derecho internacional humanitario. La exportación de capitales se mundializa y monopoliza a extremos absolutamente dictatoriales. La caída tendencial de la tasa de ganancia agudiza las contradicciones y, por ello, la violencia. La deuda mundial es gigantesca e impagable, 247 billones de dólares, el triple del PBM.

La guerra imperialista como factor estructural de la acumulación capitalista, del ciclo de reproducción ampliada del capital. La llamada “lucha contra el terrorismo” no es otra cosa que la coartada para el saqueo y el expolio de los recursos naturales, la invasión y la destrucción de países en la lógica de posicionar en ventaja al gran capital monopolista. Nueva carrera de armamentos, y riesgo de conflictos armados de mayores dimensiones. La dialéctica de los gastos militares del estado versus beneficios para los monopolios (socialización de los gastos y privatización de las ganancias). España se sitúa dentro de esa lógica para buscar una mejor participación en el botín.

Las necesidades económicas del imperialismo entran en contradicción con la capacidad de la naturaleza para regenerarse ante las multifacéticas agresiones. Consumo incontrolado de los recursos naturales, producción de gases invernadero por las actividades intensivas que necesita el capital, guerra por el agua, destrucción de recursos irrepetibles. Una situación que pone en riesgo las mismas condiciones necesarias para la supervivencia de la especie humana.

El imperialismo ha creado ya en su interior la base material necesaria para la construcción de la sociedad socialista. El inmenso desarrollo de las fuerzas productivas ha entrado en irreconciliable contradicción con las relaciones de producción. Se crean las condiciones para la crisis revolucionaria que ha de llevar a la destrucción del sistema capitalista.

El Frente Mundial Antiimperialista, como política de alianzas para agrupar el bloque histórico del cambio social. La necesidad de impulsar distintos niveles de coordinación para avanzar en este proceso, unificando un programa político.

Es una necesidad avanzar Coordinación internacional revolucionaria. Ante las grandes dificultades del Movimiento Comunista Internacional para articular una alternativa para este momento histórico es necesario avanzar en niveles diversos de coordinación y colaboración que puedan sentar las bases para superar las dificultades actuales.

La formación sociohistórica española, bajo la forma actual de monarquía parlamentaria, sufre un profundo agotamiento que la tiene inmersa en una grave crisis. Desde el golpe de Estado de 1936 el capitalismo español recurre a cíclicos ejercicios de violencia para tratar de consolidar su poder absoluto. La clase dominante tiene profundas contradicciones internas, y graves dificultades para su inserción internacional. La superestructura del sistema tiene hoy un alto grado de inestabilidad, que se sostiene gracias al reflujo de las luchas del movimiento obrero y popular de las últimas décadas. La batalla de las ideas: la fortaleza de la verdad clasista y la debilidad de la mentira reaccionaria.

La propuesta del PCPE para España se sintetiza en un Nuevo Proyecto Histórico. El programa de lucha para la clase obrera y el movimiento popular se sintetiza en la república socialista y el derecho de autodeterminación. Este es un proyecto de carácter total que tiene la capacidad de responder a las contradicciones actuales, a los antecedentes históricos nunca resueltos por la dominación burguesa, y que, finalmente, llevará a la emancipación de la clase obrera y a su constitución en clase hegemónica en el poder.

El PCPE como organización de vanguardia que se fusiona con las masas. La intervención de masas del Partido será uno de los grandes debates del XI Congreso, fuera de la retórica y la mistificación. Intervención de masas que haga que la clase obrera y el movimiento popular reconozcan al PCPE como su vanguardia natural, su conductor en la lucha de clase y como el lugar de organización de los sectores más avanzados de la sociedad. El PCPE como vanguardia, también, en la lucha por la unidad de la clase y como la fuerza política determinante en la misma lucha de clases.

El Frente Obrero y Popular por el socialismo como política de alianzas sociales. La intervención de masas ha de establecer una relación organizada con una diversidad de sectores sociales que se articulan en la sociedad española para responder a las diversas violencias del sistema capitalista. Tanto las luchas de las mujeres, como las de la juventud obrera (con una Juventud que forma parte del Partido en la JCPE), el movimiento vecinal, la lucha por la paz, la solidaridad internacionalista, etc.

El PCPE como organización marxista-leninista, que se guía por el Centralismo Democrático. El carácter de la militancia, el carácter colectivo de la toma de decisiones, la unidad del Partido, la ética revolucionaria, la crítica y la autocrítica y los principios de la nueva sociedad que ha de venir como guía de la acción individual y colectiva. La condición más alta que puede alcanzar la especie humana es ser revolucionario (Ché).

Objetivos más altos del PCPE en las áreas de Organización y Agipro. Llevar al Partido a unas capacidades superiores en estas dos cuestiones, implementar un estilo militante basado en el compromiso, el debate, el carácter colectivo y la responsabilidad. Llevar los distintos recursos de Agitación y Propaganda a la altura de las exigencias de la lucha de clases actual. Realizar un intenso debate sobre las cuestiones generales, pero también sobre las cuestiones más prácticas que a veces frustran las iniciativas puestas en marcha.

La lucha continuada por la unidad comunista. Entendida ésta como una cuestión de práctica política, y no como una cuestión escolástica. La unidad comunista es una bandera del PCPE, que se expresó de una forma paradigmática en su Congreso fundacional en enero de 1984, y marcó definitivamente nuestra intervención política.

10-N, ELECCIONES GENERALES: LA CRISIS DE LA VIEJA ESPAÑA.

El bloque dominante de poder –la oligarquía española- se muestra incapaz de resolver su profunda crisis estructural y por ello el gobierno provisional de Pedro Sánchez no ha tenido otra opción que convocar a nuevas Elecciones Generales para el 10-N. Los nuevos engendros políticos, surgidos en el cénit de la crisis capitalista ya son prescindibles.

Explicar esta convocatoria electoral desde la perspectiva de determinados intereses personales es ayudar a distraer la cuestión central en la lucha de clases hoy en España, que no es otra que la profunda crisis de legitimación de su poder por parte del bloque dominante. Han sido las diversas maniobras para desarmar la movilización obrera y popular las que han permitido que esta situación de debilidad de la clase dominante no se convierta en un amplio proceso de contestación social y cuestionamiento de las estructuras de poder. Menos en Catalunya, donde sectores de la burguesía sí han liderado un intento de subvertir el orden a favor de un proyecto político propio.

Por ello el PCPE aborda esta convocatoria con estas coordenadas políticas centrales.

La vieja España en crisis histórica – Casado, Abascal, Rivera, por un lado y las socialdemocracias de Iglesias y Sánchez, acompañadas de las burguesías nacionalistas, cada una con sus matices- frente a las fuerzas del cambio social histórico que empiezan a representar un nuevo proyecto para este país, como república socialista y autodeterminación.

La propuesta del PCPE, que llamamos nuevo proyecto histórico para España, y que toma el nombre de República Socialista de carácter Confederal, es la respuesta para las fuerzas populares y revolucionarias que no se enredan en los diversos engaños que desarrolla el sistema para evitar el colapso de la actual clase dominante.

La campaña electoral del PCPE tendrá este eje central, y realizará un inmenso esfuerzo militante para hacerlo llegar a la clase obrera y a los sectores del movimiento popular que han de impulsar este necesario y apremiante cambio social.