Compartir

Para el día 16 de octubre, la Coordinadora Estatal de Pensionistas (COESPE) ha convocado, y llamado a otras organizaciones, una concentración en Madrid de todos los pensionistas y jubilados.

El clamor por un sistema público de pensiones ha de ser una reivindicación de todo el pueblo trabajador, ya que está afectado por su desarrollo y desenlace. De ninguna manera es una cuestión solo para los de edad avanzada.

Las reivindicaciones de las coordinadoras de pensionistas han de llegar a todos los lugares donde se encuentre la clase trabajadora. A las empresas, a secciones sindicales, comités de empresa, barrios, centros de estudio, culturales, artísticos,… y un largo etcétera.

¿Quiénes quieren pensiones privadas? Ana Botín, expoliando y explotando, se hace una aportación a su fondo de pensiones de 1,23 millones de €uros en 2018. El consejero delegado y número dos de la entidad,José Antonio Álvarez, recibió en su plan de pensiones 1,05 millones.

Ahí radica una importante diferencia entre los explotadores que aseguran sus pensiones privadas, y desean las nuestras, y el pueblo trabajador. No somos lo mismo, ni estamos en la misma cuerda (mejor dicho, pertenecemos a clases sociales diferentes; ellos son los explotadores, nosotros los explotados) Por tanto, hay que comenzar con la posición clara de rechazo a los planes de pensiones privados. Incluidos los propuestos por la Unión Europea.

Hemos de explicar con claridad cuáles son estas demandas y el porqué:

  • Contra el Pacto de Toledo o similar. Las coordinadoras de pensionistas presentes en toda discusión que se produzca en torno a las pensiones.

  • Un sistema de reparto. No a las cuotas individuales como las de la llamada mochila austríaca.

  • Un sistema solidario e intergeneracional.

  • Financiación de las pensiones a través de los Presupuestos Generales del Estado. No a la trampa delincuente de la financiación según cotizaciones.

  • Pensión mínima de 1080 €.

  • Supresión de brecha de género en las pensiones

  • Abolición de las últimas reformas laborales implantadas por PSOE y PP

ETC.

El conjunto de demandas de las coordinadoras es amplio y todas las reivindicaciones tienen su importancia, pero la inclusión de las pensiones en los presupuestos adquiere relevancia porque su asimilación por el conjunto de la clase y su logro supondrían un intento de hincar el diente al escandaloso y criminal reparto de rentas actualmente existente.

El sistema del capital, no solo en España, se encuentra en una situación que le impide admitir en la práctica algún elemento favorecedor de los intereses de las capas populares. De ahí la importancia primordial de no cejar en determinadas reivindicaciones y conseguir levantar una oleada de reclamación social que anegue todo el país.

Repetimos. Ir con las Coordinadoras, también por nuestra cuenta, a barrios, centros educativos, centros de trabajo, organismos sindicales y sociales de todo tipo.

En general, a las concentraciones semanales acudimos los que ya tenemos una cierta edad. Es algo normal. Pero hemos de convertir también en normal el hacer comprender que el Sistema Público de Pensiones envuelve a todo el pueblo trabajador, independientemente de su situación laboral y de su edad. Acabar con la ideología derrotista participada por muchos jóvenes de "…como yo no voy a cobrar pensión, este asunto no me interesa" Desde la más "tierna edad", todos hemos de proclamar, extender y participar en la defensa de un Sistema Público de Pensiones.

Y comencemos a exigir la jubilación a los 60 años. La clase trabajadora nos lo merecemos.

TODOS A PELEAR POR EL SISTEMA PÚBLICO DE PENSIONES.

Julio Mínguez