Compartir

Los días 22 y 23 de junio de 2019 se ha celebrado en Madrid la II Conferencia Feminista del PCPE “La lucha contra la opresión de las mujeres en el marco de la lucha de clases”.

Esta conferencia mandatada por el X Congreso culmina, tras el proceso de debate en las células, debate que ha enriquecido el documento.

La aprobación de las tesis transforma los textos en una herramienta de trabajo para el la avance en la lucha desde posiciones clasistas en el frente feminista.

El análisis de la situación concreta que viven las mujeres trabajadoras en el seno del capitalismo junto a las propuestas tácticas y estratégicas nos permitirán además seguir dando pasos hacia la construcción de la sociedad socialista.

Las mujeres del pueblo trabajador no necesitamos que nadie hable por nosotras. Nos queda la palabra y nos queda la acción. Sabemos de lo que hablamos. Vivimos diariamente la explotación y la discriminación en la decadente sociedad capitalista en crisis general.

Las mujeres trabajadoras sólo podemos esperar del sistema capitalismo en crisis general,  que profundice nuestra doble dependencia familiar en cuanto cuidadoras  y en cuanto marginadas y discriminadas del trabajo asalariado. Encerrándonos   en un círculo vicioso. No podemos permitirnos  no trabajar, pero tampoco podemos pagar esos servicios de escuelas infantiles, residencias o centros de atención de dependientes. Asumiremos  esas tareas de cuidado de familiares en exclusiva,   en un constante y casi  imposible equilibrio  con el mundo laboral.

No se puede hacer una separación entre nuestro empeoramiento en las condiciones de vida, el aumento de la opresión y de las tareas de cuidados, las dobles y triples jornadas, las pésimas condiciones laborales, la discriminación y la sobreexplotación; como si no estuviesen intrínsecamente relacionadas con el sistema de dominación bajo el que vivimos.

La alianza entre patriarcado y capital es natural ya que comparten la opresión como base ideológica. La destrucción del modo de producción capitalista no supone mecánicamente la supresión del patriarcado, es necesario desarrollar, al mismo tiempo, un proceso que tenga como finalidad la destrucción de todo un aparato ideológico que establece la supremacía masculina frente a la inferioridad femenina como algo natural.

El PCPE defiende unas condiciones de igualdad que permitan a la mujer su desarrollo en plenitud sin diferencias por razón de género. Para ello hay que garantizar la igualdad económica, en el acceso a los puestos de trabajo, en las condiciones laborales y en toda la actividad social.

Viva la lucha de la clase obrera