Compartir

Dentro del activismo político y de las luchas obreras, en al año 1917 nació en Madrid la camarada Trini Torrijos. Hija de una familia obrera de ideas avanzadas.

Tal como ella lo contaba: “desde niña mis padres me llevaban a las manifestaciones obreras, de mano de mi padre estuve en el entierro de Pablo Iglesias, que fue una imponente manifestación de duelo de la clase obrera, recuerdo también la gran concentración popular que representó en la madrileña puerta del Sol la afluencia del pueblo con motivo de la instauración de la II República en 1931. Cuando yo tuve que emprender el camino de la lucha política opté por la Unión de Juventudes Comunistas en 1933 con apenas 17 años”

Empezó su militancia en el barrio obrero de Madrid del Puente de Segovia y allí desde los 14 años trabajó en una fábrica de sombreros hasta 1936. Se afilió a UGT, al sindicato de su oficio, y más tarde a la Oposición Sindical Obrera impulsada por los comunistas.

Tras la unificación entre la Juventud Comunista y Socialista, en la Conferencia de Valencia fue elegida miembro del Comité Nacional. Su labor se centró en movilizar a las chicas jóvenes para lo que se creó la organización Unión de Muchachas Españolas de la que fue Secretaria.

Al finalizar la guerra civil su destino fue el exilio que se inició en el Puerto de Alicante y en el viejo barco carbonero El Stanbrook zarpó hacia Oran. Al cabo de un tiempo, con un grupo de camaradas y junto a su esposo el camarada Víctor Velasco, primer director del Mundo Obrero, salieron hacia la URSS. Después se trasladó a Checoslovaquia donde participó en las emisiones de Radio Praga, más tarde a Francia, desde allí el PCE le encomendó entrar clandestinamente en España para recaudar solidaridad en la resistencia de los mineros asturianos con motivo de la Huelgona en 1962, Carmen Sánchez era su nombre de guerra y así la conocían los viejos camaradas que militaron con ella. En París vivió hasta el regreso definitivo a España una vez muerto Franco.

Según ella nos contaba “en todas partes y a lo largo de todos estos años los comunistas mantuvimos en el exilio una lucha contra los agresores militares fascistas y apoyamos a los pueblos agredidos pero en el exilio esta lucha era muy difícil porque teníamos que enfrentarnos a las duras condiciones de ilegalidad impuestas por los países capitalistas”

Compartió militancia y mantuvo una relación muy cercana con Dolores Ibarruri que alentaba y dirigía su trabajo entre las mujeres, con Julian Grimau al que recordaba no sólo por el tremendo crimen que el franquismo cometió contra él sino también por sus cualidades humanas y su comportamiento, también con Juan Ambou con quien militó en Asturias tras su regreso del exilio. Participó en el proceso de unidad para la creación del Partido y fue militante del PCPE hasta su muerte.

La camarada Trini era una mujer de extraordinaria cultura y también de extraordinaria discreción. Hablaba y escribía ruso y francés correctamente y para el PCPE hizo muchos trabajos de traducción y hasta casi los 90 años fue responsable de la corrección del órgano de prensa del Partido. El día 5 de junio de 2011 falleció en Madrid. La camarada Trini Torrijos permanecerá en nuestro recuerdo como la militante más disciplinada, más honesta, más luchadora y más culta que ha enriquecido con su inolvidable ejemplo nuestra vida.

Blanca Rivas