Compartir

Sin duda uno de los que más han contribuido a unir el legado martiano y el desarrollo teórico marxista-leninista en la revolución cubana fue Juan Marinello. Un gigante a la hora de canalizar el desarrollo intelectual revolucionario en la lucha por la definitiva independencia de Cuba.

Había fundado la Institución hispano-cubana de cultura en los años veinte. Perteneció al influyente grupo Minorista, por esos años, colaboró con la revista Avance, de gran significación en la vida cultural, también en los mismos años. Participó en el periódico La Palabra, expresión de las luchas de los trabajadores. Editó la revista Masas, revista de la Liga Antiimperialista de Cuba. También promovió la revista venezolana Libre que combatía la tiranía imperialista de Gómez. Fundó la revista Mediodía, de enorme influencia política. Fundó la revista Mensaje contra Batista. Colaboró con el periódico clandestino comunista La Carta Semanal. Es de suma importancia tener en cuenta la lucha en el campo de las ideas con las numerosas publicaciones en las que participan los revolucionarios cubanos. A veces nuestra visión de la revolución nos hace que la lucha armada llegue a solapar la lucha ideológico-cultural , lucha fundamental para entender el proceso revolucionario. Algo de lo que ya Lenin fue consciente y Gramsci otorgó un papel relevante. En esta clave hemos de entender la labor de Marinello.

Perteneció a la y formó parte de la delegación cubana a l congreso Internacional de Intelectuales en defensa de la cultura para apoyar la causa de la república española.

Hemos de reseñar libros muy influyentes en la Cuba revolucionaria como “El Pensamiento de Martí y nuestra revolución socialista” de 1962, “Contemporáneos” de 1964 y “Creación y Revolución” de 1973 todo ello dentro la apuesta creativa y creadora como arma revolucionaria.

M. Ángel Rojas