Compartir

El pasado 25 de Marzo sonaron las sirenas antiaéreas en la región de Tel Aviv, el ejército de Israel activó el escudo antimisiles Cúpula de Hierro, acusando a Palestina del lanzamiento de dos cohetes que no produjeron daños. Palestina negó la responsabilidad en el ataque.

Benjamin Netanyahu, de visita en EEUU, declaró que responderían con fuerza. Antes de su regreso a Israel, Donald Trump firmó la orden ejecutiva por la que EEUU reconoció como territorio de Israel los Altos de Golán, territorio de Siria que fue ocupado por Israel en 1967 durante la guerra de los Seis Días, reforzando los lazos que unen al terrorismo sionista con el gobierno asesino de Donald Trump.

En represalia al supuesto ataque de Palestina, Israel bombardeó cien veces Gaza, no aceptó la mediación para el alto al fuego, aumentando la devastación en las zonas pobladas de la franja de Gaza por los bombardeos.

Según el ejercito de Israel, durante 2018, en más de 865 ocasiones, su fuerza aérea bombardeó la franja de Gaza, y lanzo más de mil misiles.

La Franja de Gaza tiene una extensión de trescientos kilómetros cuadrados y viven un millón y medio de personas, el 90% de la población de Gaza son refugiados. Israel controla las fronteras, los accesos terrestres, el espacio aéreo y marítimo, el sionismo decide cuando puede salir el pueblo palestino de la franja de Gaza, convertida en la prisión más grande que existe hoy en el mundo.