Compartir

Al contrario de lo que pretendió EEUU, la mayoritaria población venezolana se mantuvo en calma tras apagón (Foto: Infobae)

Un memorándum de septiembre de 2010, desclasificado y publicado por WikiLeaks, hecho por una organización financiada por Estados Unidos, identifica el potencial colapso del sector eléctrico venezolano como "un punto de inflexión" que "probablemente tendría el impacto de galvanizar una agitación pública de forma que ningún grupo opositor esperaría generar".

La relevancia del memo en el contexto actual se da por el hecho de que la organización que entrenó a Juan Guaidó fue la misma que firmó dicha nota, como muestra el periodista estadounidense Max Blumenthal.

Quien escribió el memo fue Srdja Popovic, miembro del Center for Applied Non-Violent Action and Strategies (CANVAS), una organización con base en Belgrado (Serbia) de "promoción de la democracia" que entrena a activistas y políticos bajo las direcciones de la lucha "no violenta" en la búsqueda de "cambios de régimen".

CANVAS ha sido financiada a través de la National Endowment for Democracy (NED), que según correos desclasificados de Stratfor, una agencia privada muy vinculada a la comunidad de inteligencia estadounidense, también recibe dinero y entrenamiento de la CIA.

Popovic, en su nota de 2010, escribe: "Clave en las debilidades actuales de Chávez es el deterioro en el sector eléctrico" de Venezuela. La planta hidroeléctrica Guri sería una de las claves más importantes, según el activista, dándole énfasis a que "los niveles de agua en la represa de Guri están decayendo y Chávez no ha sido capaz de evitar la reducción del consumo suficientemente para compensar el deterioro de la industria".

En dicho memorándum, se especula en una "grave posibilidad de que un 70% de la red eléctrica del país" pudiera apagarse, y sugirió que un grupo opositor bien entrenado serviría a los fines de desestabilizar el entonces gobierno de Chávez "para tomar ventaja de la situación" y usar el contexto "hacia sus necesidades".

Blumenthal comenta en su artículo: "Nos adelantamos hasta marzo de 2019 y el escenario descrito por Popovic se está dando casi exactamente como lo imaginó". Pues Guaidó está tomando las consecuencias del apagón nacional, debido a ataques cibernéticos y electromagnéticos, como bandera política para llamar a la gente a las calles, a su favor.

En ese sentido, a Popovic le falló la brújula profética.


Publicado en misionverdad.com el 13/03/2019