Compartir

Mirando a la clase obrera andaluza

Las elecciones al parlamento burgués autonómico Andaluz ya se celebraron; ahora, según los resultados los partidos del sistema están enzarzados en disputas para ver quien se lleva el gato al agua, y mientras tanto los trabajadores seguiremos igual, cada vez más menguados en nuestros derechos.

En estas elecciones, los militantes del PCPA, hemos tenido una alegría al haber doblado el número de votos, nuestro trabajo ha resultado productivo, hemos conseguido hacer llegar nuestro mensaje a más miembros de la clase obrera que han considerado que somos la opción revolucionaria que posibilitara la victoria contra el capital . Aunque tenemos que seguir trabajando ya que el auge del fascismo es cada vez más claro y contundente, la prueba está en los resultados de estas elecciones donde VOX, ha conseguido 12 parlamentarios, aunque tenga que hacer coalición para gobernar. Esas coaliciones, como todas, tanto socialdemócratas (engaña obreros) como de derechas, jamás tienen en cuenta a la clase obrera, a no ser que sea para incluirla en sus discursos populistas. Eso se refleja en el nivel de abstención de votantes hartos de promesas y mentiras.

PP y Ciudadanos han solapado sus programas electorales para sacar adelante el autodenominado "Gobierno de cambio" en Andalucía, pero la letra pequeña está dilatando la negociación. Esta negociación no está inspirada en proyectos de mejora de la vida de los trabajadoras y trabajadores, lo que se debate es el reparto del pastel económico, en beneficio de los oligarcas que cada uno de ellos representa. El diálogo se ha encallado por las discrepancias de PP y Cs en materia de su eufemísticamente llamada regeneración democrática y lucha contra la corrupción, que no es otra cosa que no atentar el uno contra el otro, respetando el ladrón al corrupto y viceversa.

Les queda la no despreciada por ninguno opción de la negociación con Vox para recibir los votos que les faltan para amarrar la Presidencia del Parlamento y la investidura; o bien negocian con el PSOE para que se abstenga y facilite un Gobierno de continuador de las políticas anti obreras y populares.

Incluso la posibilidad de un gobierno del PSOE, UNIDOS-PODEMOS y Cs es posible, en él se repartirían los consejeros de tal forma que diera la sensación de un gobierno verdaderamente al servicio del Pueblo.  

En esas luchas por repartirse un trozo del pastel, por ver quién puede ser el presidente de la Junta, por ver quién es el que más dinero se embolsa, ya sea el que sea quien gobierne defenderá los intereses del capital y los que perdemos somos los de siempre, los trabajadores

No hay que dejar de lado que, según los resultados por barrios, en Sevilla, Málaga y Córdoba, los que votaban a opciones socialdemócratas han sido los barrios de extracción obrera, mientras que los que han votado a Vox y PP han sido los barrios ricos, la excepción está en Ciudadanos, que los han votado las áreas de renta alta pero también en barrios de renta media, este discurso centralista ha cumplido su misión, la de engañar con un discurso de centro derecha al trabajador.

A esos trabajadores que se han decantado hacia la izquierda es a los que nos tenemos que dirigir, para hacerles ver que, aunque estos partidos se proclamen de izquierdas no son la solución real, que los están engañando con falacias sociales que nunca se llevan a cabo o son incompletas.

En suma, esto es un análisis superficial basado en los resultados de unas elecciones engañosas, donde parece que los obreros van abriendose cada vez en más número a tomar conciencia, y esos votos que nos sirven de barómetro debemos encauzarlos en un trabajo de construcción del proyecto revolucionario y nuestro esfuerzo para hacer que cada vez más gente se despierte y haga posible por fin, la derrota del sistema capitalista.

Rosario Carvajal Avila.