Compartir

Allá por el año 1970 Juan Cano y Robert Marrast compilaron una serie de textos de Miguel Hernández de poesía y prosa sobre la guerra. Una serie de poemas de juventud, inéditos, que datan de 1930 nos revelan el origen de lo que fuera su obra “Perito en lunas”. Un poema trata de la huerta de su lugar de origen con una visión un tanto sublimada.

De los territorios inextricables de los archivos exhumaron hallazgos de prosa poética de Miguel Hernández quien continúa la senda de Juan Ramón y Gabriel Miró. En dichas prosas se puede percibir la huella neogongorina de retorcidas formas, las cuales demuestran la dimensión del dominio del arte de escribir por parte del poeta de Orihuela, en las más elevadas prácticas de la literatura del siglo XX.

Aparecen textos como testimonio del ejercicio de la crítica literaria como un ensayo sobre “Residencia en la Tierra” de Pablo Neruda. La vitalidad pletórica y telúrica de la citada obra del poeta chileno influirá en la emulsión poética posterior de Miguel Hernández.

Finalmente la poesía y la prosa sobre la guerra contra la barbarie fascista nos acercan a los logros extraordinarios de “Viento del pueblo”. Textos como : “Defensa de Madrid”, “memoria del 5º Regimiento”, “El pueblo en armas”, “El reposo del soldado”, “Compañera de nuestros días”, “Los evadidos del infierno Fascista”, “La ciudad bombardeada”, “No dejar solo a ningún hombre”y más testimonios de la realidad de combate en la que participa plenamente el poeta. Miguel Hernández reivindica la hermandad de la URSS y la república española.

Para concluir, el libro “Poesía y prosa de guerra y otros textos olvidados” fue editado por Hiperión en 1977. Aquellos textos perdidos en las ruinas humeantes de la desmemoria, testimonios que tenemos que rescatar en tiempos de amnesia total.

M. Ángel Rojas