Compartir

El cumplimiento de las funciones propias de la Universidad requiere de múltiples servicios de soporte que a lo largo de las últimas décadas se han ido progresivamente externalizando a mayor lucro de las empresas privadas concesionarias. La Universidad Miguel Hernández de Elx (UMH), una de las últimas universidades públicas fundadas, hace ya más de 20 años, en el Estado español, es también una de las punteras en la privatización de servicios: limpieza, conserjería,
mantenimiento, cafetería, seguridad, jardinería, informática,…

En consonancia con el resto de universidades públicas, la UMH redujo sus presupuestos en cerca del 20% (incluyendo el IPC) en el periodo 2010-2014. Si bien el efecto en las plantillas docentes y administrativas “propias” ha sido elevado a nivel salarial, tasas de reposición, etc, buena parte del impacto del recorte se trasladó a los servicios externalizados, cuyas empresas concesionarias aprovecharon para lesionar gravemente las condiciones laborales de sus respectivas plantillas a la vez que se degradaba la misma prestación del servicio.

Así, en diciembre de 2011 y de la noche a la mañana, todo el personal de limpieza y conserjerías se vio obligado, bajo amenaza de despido por parte de la empresa EULEN, a firmar la renuncia de su condición de fijas/os para pasar a fijas/os discontinuas/os, lo que implicaba que durante el mes de agosto, oficialmente no hábil para la Universidad, en lugar de irse de vacaciones van al paro, consumiendo progresivamente su cuantía, reduciendo una posible indemnización en caso de
despido y lastrando las futuras percepciones por jubilación. En aquel momento limpieza no contaba con un comité de empresa y el de conserjería era y es compartido con otros centros de trabajo y está controlado por la patronal.

La contratación parcial en la plantilla de limpieza es escandalosa: el 80% de las trabajadoras tiene contratos de 20 horas/semana y la empresa prefiere realizar nuevas contrataciones parciales antes que extender a tiempo completo los contratos ya existentes: “rendís más en las primeras 4 horas de trabajo”, les dice la patronal. Eso sí, cuando lo necesita, la empresa se vale de la precariedad laboral para “ofrecer” a las trabajadoras horas extras, posibles en contratos a tiempo parcial sólo desde la reforma laboral de 2012, que pagan como incentivos o plus de productividad. Debemos aprender la
lección y apoyar masivamente las huelgas generales convocadas para tumbar estas reformas que nos esclavizan.

Tras su paso forzado al contrato fijo discontinuo las y los trabajadores de conserjería han perdido la media hora de almuerzo o merienda, los dos días de asuntos propios, y sufren una demencial organización del trabajo que les obliga a trabajar tres fines de semana al mes y doblar turnos obligatoriamente (13,5 horas continuadas de trabajo), situaciones que están denunciando y ganando ante Inspección de Trabajo y probablemente lo hagan también en el ámbito judicial.
Ni la plantilla de conserjes ni la de mantenimiento están subrogadas, es decir, se juegan el puesto de trabajo con cada nueva licitación si cambia la empresa adjudicataria del servicio.

A finales de 2015 la empresa EULEN amenazó a las/os conserjes con no presentarse a la licitación si no aceptaban determinadas pérdidas de condiciones laborales. En el verano de 2017 los trabajadores de mantenimiento tuvieron que movilizarse porque la empresa CONCENTRA, que había entrado en concurso de acreedores, dejó de pagar las extraordinarias y acumulaba retrasos en las mensualidades. La no subrogación ponía en peligro los puestos de trabajo pero la organización y la lucha paró ese proceso.

En la UMH es frecuente que cuando una plantilla se moviliza reciba la solidaridad de otras y así se ha conseguido, al menos, parar las agresiones más brutales que amenazaban, incluso, con despidos masivos. Animamos a intensificar la lucha sindical basada en asambleas de trabajadoras/es de carácter decisorio y solidaria con el resto de las plantillas. Hoy más que nunca debemos exigir la gestión pública directa de todos los servicios y el mantenimiento de las actuales plantillas: ¡Una
Universidad, Una Plantilla! ¡Fuera las empresas de la Universidad!

Comités para la Unidad Obrera del Baix Vinalopó