Compartir

Contrariamente a lo que los voceros del sistema difunden, la carrera de armamentos y las maniobras militares no pueden ser entendidas como elementos persuasivos para el mantenimiento de la paz. El imperialismo yanqui y sus aliados, a través de la OTAN como su brazo armado, están en guerra permanente y lo manifiestan de manera cruel contra los pueblos que no disponen de suficiente capacidad militar defensiva, y en forma más diluida con el resto de las potencias con las que compiten por la hegemonía.

El PCPE denuncia como un acto de guerra más, las maniobras militares llamadas “Trident Juncture 2018” que la OTAN va a realizar en Noruega entre el 25 de octubre y el 7 de noviembre con la participación de 50.000 soldados, y que se realizan en el marco de asedio en la zona septentrional europea contra Rusia.

La propaganda imperialista se jacta de que estas maniobras son el mayor ejercicio de la OTAN desde el final de la etapa denomina de la “Guerra Fría”, y el PCPE denuncia que estas maniobras se enmarcan en la crisis general y estructural del capitalismo, incapaz de resolverla por métodos pacíficos y en el marco del desarrollo económico que la ciencia y la tecnología pueden poner a disposición del proceso productivo para mejorar las condiciones de vida de las amplias masas explotadas de la humanidad. Son, por tanto, otra vuelta de tuerca más en la respuesta violenta del capitalismo hundido en sus propias contradicciones.

El PCPE denuncia que no son casuales las coincidencias que se producen en la enloquecida carrera belicista. El anuncio por parte de EE.UU. de abandonar el Tratado de Eliminación de Corto y Medio Alcance (INF), la presencia del ejército de EE.UU. en el sur de Siria, la guerra de los aranceles lanzada por Trump, y estas maniobras militares, son expresiones de la guerra imperialista que muestran su faz más criminal.

El PCPE denuncia nuevamente la participación activa del estado español a través de la contribución de 2.000 militares y otros medios materiales, colocándose nuevamente su gobierno (en este caso del PSOE) y las instituciones del régimen monárquico-burgués como actores importantes en la dinámica de la guerra. Esta participación así como el actual debate de la venta de armas a Arabia Saudí, muestran el ADN del régimen de la Constitución de 1978, que siempre se alinea con los opresores contra los oprimidos.

El PCPE hace un llamamiento para fortalecer, organizar y participar en un movimiento antiimperialista también en los espacios de los propios países agresores, para confrontar con los “Señores de la Guerra” y sus instrumentos y organizaciones como la OTAN, para luchar por la Paz y el desarrollo de una sociedad justa que sólo los hombres y las mujeres libres pueden crear, erradicando el hambre, la pobreza, la desigualdad, la explotación y todas las formas denigrantes de dominación de unos pocos contra la inmensa  mayoría de la humanidad.

Por la salida de España de la OTAN y el desmantelamiento de las bases yanquis.

¡¡OTAN NO, BASES FUERA!!

A 25 de octubre de 2018

Secretariado Político del PCPE